Fusión de historia y modernidad

La pasarela servirá para poder llegar al viejo edificio bajo techo al cubrir el espacio libre entre ambos inmuebles. / MARIETA
La pasarela servirá para poder llegar al viejo edificio bajo techo al cubrir el espacio libre entre ambos inmuebles. / MARIETA

El ganador del concurso de ideas elimina la separación de los dos inmuebles con un paso elevado que a su vez prolonga la plaza central Una pasarela cohesiona el edificio de Las Colonias con un nuevo módulo social

SHEYLA GONZÁLEZ SALINAS.

Las Colonias de Salinas representarán una fusión entre la historia y la modernidad una vez que pasen por una rehabilitación integral. El pasado jueves se conocía el proyecto ganador del concurso de ideas, firmado por los estudios Z2 Arquitectos y Sukunfuku, que plantea un diseño conservador para el edificio histórico que contrasta con uno más moderno para el nuevo módulo social. Este será construido en paralelo, pero separado a la edificación original, según los requisitos exigidos por Patrimonio.

'Hortus conclusus', nombre aportado por los arquitectos al proyecto, destaca por incluir en el diseño una pasarela en el módulo nuevo. Este tiene sus plantas en forma de 'U' y el paso elevado las une desde la parte interior, que da a la plaza ya existente en Las Colonias. De esta manera se salva la prohibición de Patrimonio que descarta unir ambos edificios estructuralmente.

La pasarela hace de pasillo exterior en la primera planta del nuevo edificio y se prolonga a ambos lados de la fachada para ocupar el hueco que queda entre los dos módulos sin que estos lleguen a unirse físicamente. A su vez, ayuda a prolongar el claustro central, en la que se plantea desde la Junta de Las Colonias organizar actividades.

Este no es el único elemento diferenciador de este proyecto, del que se conocerán todos los pormenores los próximos días. El edificio anexo contará con tres alturas: un sótano, planta baja y primera planta. De manera que no excede en altura al original. Para poder hacerlo hay que salvar la diferencia de cota en el patio. Para ello los arquitectos proponen crear un graderío que puede servir de zona de descanso y también abrirse al salón de actos de la planta baja, que dejará abierta la posibilidad de acoger diferentes actividades gracias a su disposición. Por otro lado, en el piso superior se adecuarán salas de estudios.

En el actual edificio utilizado por la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar para sus eventos gastronómicos irá ubicada la cocina, el comedor, la cafetería y unos aseos. En su zona exterior se creará un segundo patio. Para ello se dibuja una fachada flexible, que permita conectar el interior con el exterior, dando así la posibilidad de ampliar la capacidad del comedor con mesas exteriores.