Garabuxada pide la doble toponimia oficial para San Juan de La Arena

«Queremos que cada cual pueda elegir el que más le apetezca, cosa que ahora no ocurre ya que solo es reconocido el de L'Arena», defiende

S. GONZÁLEZ SOTO DEL BARCO.

La Asociación Garabuxada no está dispuesta a que se pierda el nombre de San Juan de La Arena, que ha quedado en desuso tras la revisión llevada a cabo por la Junta Asesora de Toponimia del Principado, que optó dejar únicamente La Arena. Por ello, la entidad ha comenzado una campaña con la que pretenden recabar apoyos para solicitar la doble toponimia oficial para la localidad.

El primer paso fue realizar una encuesta entre los vecinos de la localidad a través de sus redes sociales. «Se obtuvo un resultado del 70% a favor de mantener la doble toponimia de San Juan de La Arena y La Arena sin excluir ninguna de las dos», destacan desde la asociación, que hará llegar sus reivindicaciones al Ayuntamiento de Soto del Barco para que estos soliciten la revisión pertinente.

«Pedimos algo que ya ocurre en Gijón y Oviedo, donde se puede optar por sus dos nombres en castellano o asturiano. Queremos que convivan ambos y que la lengua no sirva para generar polémicas», insisten desde la asociación, que hace hincapié en que desean que «cada cual pueda elegir el que más le apetezca siendo los dos oficiales, cosa que ahora no ocurre ya que solo es reconocido el de L'Arena».

Realizaron una encuesta en las redes en la que ganó el doble nombre por un 70%

En su campaña recalcan que en la nueva toponimia de lugar «no refleja la realidad de nuestro pueblo ya que se usan indistintamente los dos y eso viene siendo así desde la fundación de la localidad allá por el siglo XVI». Además, en su escrito hacen alusión también a las costumbres locales ya que señalan que «siempre se sintió una gran devoción por el patrono San Juan».

Por otro lado, se retrotraen a documentos históricos «los hay oficiales y no oficiales y en ellos se puede ver cómo se utiliza indistintamente San Juan de La Arena y La Arena dentro de los mismos textos». Así, hacen un listado de este tipo de legajos como el Reglamento de la Rula de 1917 o el libro de fábrica de la Iglesia Parroquial que data de 1707 o bien la Topografía Médica del doctor José Villalaín de 1929. «Todos ellos son claros ejemplos de que la realidad que estamos viviendo hoy se daba hace varios siglos en nuestro pueblo con el uso de ambos topónimos usados conjuntamente y sin distinción, por lo que el carácter tradicional reside en los dos», destacan en Garabuxada.