Los gestores de la casona de Salinas piden «celeridad» a Patrimonio con la licencia

Insisten en que toda la actividad que se celebra en ella es a través de un club deportivo, mientras que Patrimonio les insta a presentar el proyecto de legalización de las obras

S. GONZÁLEZ SALINAS.

Los gestores de la casona de la calle El Carmen de Salinas pidieron ayer «celeridad» a Patrimonio con las licencias que les permitan seguir con su actividad de albergue turístico. Lo hacen después de que la comisión permanente de Patrimonio haya vuelto a insistir en que la declaración responsable es el trámite requerido al tratarse de un bien protegido.

Además, el Principado da un mes de plazo para que el Ayuntamiento reclame a la empresa el proyecto de legalización de las obras realizadas, tanto en el interior como en el exterior de la vivienda, y que no contaron en su día con la autorización previa de Patrimonio. Una vez se presente toda la documentación, volverá a ser la comisión permanente la que determine si se les concede o no licencia como albergue.

Los gestores achacan a un error técnico municipal todos los problemas burocráticos que han derivado en la orden de paralización del negocio. Por otro lado insisten en que continuarán con las actividades previstas, entre ellas la de un mago esta tarde, ya que «se están realizando a través del club deportivo sin ánimo de lucro que tiene su sede en la casona», explicó ayer Tomás Argudín, abogado de la empresa.

Un punto en el que discrepa el Ayuntamiento, cuyo informe jurídico apunta que «aunque el uso de la casona esté cedido a un tercero eso no les exime de cumplir la legalidad. No tienen autorización de espectáculos, ni hostelería, ni albergue por lo que no cabe hacer ninguna actividad. Solo tienen permiso como vivienda unifamiliar», indicó ayer la alcaldesa, Yasmina Triguero, que recordó que los informes técnicos municipales que ordenan la paralización de la actividad ya se han firmado y el edicto se hará públicos a través del BOPA en los próximos días.

«Entendemos que como club deportivo podemos realizar actividades varias. No se está haciendo nada abierto al público, es solo para socios», recalcó ayer su abogado, que a su vez lamentaba la situación que supone «una gran pérdida para la empresa ya que todas las previsiones del verano se han ido al garete». Argudín anunció que se presentarán alegaciones contra las consideraciones municipales que les restringen la actividad hasta poseer el visto bueno del Principado, «se ha ido a pique un negocio por errores ajenos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos