Gozón deberá pagar 480.000 euros del suelo expropiado del complejo deportivo de Balbín

Parte de los terrenos expropiados. / P. G.-P.
Parte de los terrenos expropiados. / P. G.-P.

El Consistorio todavía tiene pendiente su abono debido a que tendrá que acudir a una operación de crédito para poder hacer frente a esta deuda

PEPE G.-PUMARINOLUANCO.

El Ayuntamiento de Gozón esta obligado a abonar a los propietarios de unas parcelas expropiadas dentro del complejo deportivo de Balbín 480.000 euros, más los intereses de demora. Así lo recoge una sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo fechada el 30 de junio de este año. Un fallo en el que se acepta el precio de los cerca de 10.000 metros cuadrados de superficie correspondiente a las parcelas 4, 7 y parte de la 8, fijado en su día por el Jurado de Expropiación y que fue objeto de recurso por parte del Consistorio. El desembolso todavía no se ha llevado a cabo debido a que se deberá acudir a una operación de crédito bancario para poder abonarlo. No obstante, dentro del actual presupuesto municipal y con cargo a la partida de gastos, se contempla esta provisión económica.

El total del suelo expropiado para el equipamiento deportivo es de 56.700 metros cuadrados, valorado en cerca de dos millones de euros. De éstos hasta el momento se llevan pagados algo más de un millón, quedando pendientes otros 600.000 más los 480.000 que se pagarán ahora tras la operación de crédito. Según explicó el alcalde, el socialista Jorge Suárez, «en este asunto no se podía seguir mirando hacia otro lado como sucedió en todos los mandatos anteriores. Los intereses de demora se disparan y los sucesivos fallos judiciales dan la razón a los propietarios del suelo. De ahí que no podamos aplazar más los pagos».

Pero el origen de este costoso proyecto planificado en 2002 fue la calificación de los terrenos como rústicos por parte del Ayuntamiento. Una apreciación que fue objeto de sucesivos recursos por la vía judicial por parte de los afectados. En 2011 una sentencia del Tribunal Supremo contra las resoluciones de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) y el Ayuntamiento de Gozón, dictamina que las fincas expropiadas tienen la calificación de urbanas. «Un recurso en el que no se personaron ninguna de las administraciones implicadas con el resultado de un importante encarecimiento del suelo», señaló Suárez.

Pero esta cadena de despropósitos no quedó ahí. La inversión inicial en los equipamientos deportivos del complejo fue de algo más de un millón en 2003. Una serie de errores en la ejecución del proyecto elevaron esa inversión en algo más de 3 millones. En la actualidad se acometerá la cubierta de dos canchas polideportivas con una inversión municipal de 390.000 euros.

Temas

Gozón