Gozón es uno de los municipios del país con mayor contaminación lumínica

Las farolas de Antromero fueron las últimas que se renovaron, pero sin bombillas led. / P. G.-P.
Las farolas de Antromero fueron las últimas que se renovaron, pero sin bombillas led. / P. G.-P.

El astrofísico Alejandro Sánchez firma un estudio en el que alerta también de la alta temperatura que alcanzan las bombillas led

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

Gozón es, junto con Perafort (Tarragona), Palos de la Frontera (Huelva), Teo (La Coruña) y Ascó (Tarragona), uno de los municipios con mayores niveles de contaminación lumínica del país. Así se recoge en un reciente estudio liderado por el astrofísico español Alejandro Sánchez de Miguel, investigador de la Universidad de Exeter del Reino Unido, en el que toma como referencia los puntos de luz y el tipo de bombilla que utiliza cada concejo.

Bajo el título 'Ranking de la contaminación lumínica en España', publicado en el repositorio científico europeo Zenodo, califica la situación de «alarmante», no solo porque deteriora la calidad del cielo para los observatorios astronómicos, sino porque es uno de los problemas de mayor impacto ambiental en España. Según señala, «el exceso de luz afecta directamente a la salud humana y a la flora y fauna. Fundamentalmente, a insectos polinizadores y aves, que han visto alterada su existencia por la distorsión que causa el derroche de luz nocturna». En el informe se tiene en cuenta el cambio a bombillas led elegido por las administraciones públicas en la creencia generalizada de que logran una mayor eficiencia energética.

Pues bien, de acuerdo con los estudios también su impacto ambiental es notable, debido a que «la gran mayoría de bombillas instaladas tienen una temperatura de color muy contaminante, entre el blanco y el azul, que suele superar los 4.000 grados Kelvin». Es por esta razón que la UE recomienda utilizar luces led, pero que éstas sean de una temperatura de 2.200 grados Kelvin y su color sea ámbar, que es menos contaminante.

Recientemente el Pleno de Gozón rechazó, con los votos del PP e IU, el plan de renovación del alumbrado público impulsado por el equipo de gobierno socialista. El argumento de los populares (que inicialmente lo apoyaron) fue que será la futura Corporación, la que salga elegida en las urnas, la que decida sobre este asunto, mientras que IU mantiene su postura de no privatizar servicios públicos.

Paralizada la renovación

El programa de renovación supone reemplazar las actuales bombillas por otras led en un total de 4.967 puntos de luz, así como la inclusión de otras 45 farolas que se repartirán por todas las parroquias del concejo. Con esta iniciativa el Consistorio deberá desembolsar 425.000 euros anuales. En la actualidad, el coste de la factura del suministro energético para las arcas municipales asciende a 351.011 euros más IVA al año.

Según defendió la portavoz socialista, Arancha Peláez, «a la vista de la situación y mantenimiento de las instalaciones del alumbrado público exterior del Ayuntamiento, así como el potencial de ahorro energético detectado con una auditoría realizada, se licitó un contrato con una duración de 18 años, por importe de 483.147,87 euros anuales. Dicho contrato -detalló- supone la gestión y mantenimiento del alumbrado público exterior del municipio mediante una actuación global e integrada». De las cuatro ofertas presentadas, la elegida por los técnicos fue de la firma Ferrovial Servicios. Sin embargo, este proceso de contratación se vio paralizado más tarde, tras la presentación de un recurso por parte de una de las empresas que participaron en la licitación, lo cual obligó a revisar todo el proceso.