Gozón se vuelca para conservar su patrimonio

El Palacio de los Méndez Pola, a la izquierda, de Luanco con la iglesia de Santa María, al fondo. / E. C.
El Palacio de los Méndez Pola, a la izquierda, de Luanco con la iglesia de Santa María, al fondo. / E. C.

El Pleno aprobó la exención del 95% en las tasas municipales para incentivar la rehabilitación de los 700 hórreos y paneras del concejo El equipo de gobierno impulsa una serie de medidas para impulsar el buen estado de los edificios con valor arquitectónico

EVA FANJUL LUANCO.

«En los últimos veinte años se han cargado un buen número de bienes y otros se han ido deformando con intervenciones muy criticables». Es la opinión del historiador Ignacio Pando, director de la Casa de Cultura de Gozón, sobre el tratamiento que ha recibido el patrimonio histórico del concejo.

Pando responsabiliza de esta situación a las instituciones tanto locales como autonómicas. Afirma que «la actuación en esta materia por parte del Servicio de Patrimonio del Principado ha sido más que precaria, inexistente». En el ámbito municipal, Ignacio Pando reconoce «el interés y la sensibilidad que tiene la Corporación actual frente a gobiernos anteriores». En este sentido, el historiador valora de manera positiva la puesta en marcha del Consejo Asesor del Patrimonio, aunque considera que «su funcionamiento no está siendo lo suficientemente operativo y precisa de ajustes».

En cuanto al catálogo urbanístico, vinculado al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio, Pando considera que «no está bien elaborado y que tiene muchas carencias». Cree además que «la Ley de Patrimonio Histórico debe aplicarse con todas las consecuencias en aquellos casos en los que los propietarios eludan su deber de conservar el Bien Cultural así como facilitar su acceso al público». Pando alerta del riesgo que corren elementos como la Casa de La Pola y el Palacio de los Méndez Pola, así como la Casa de los Fábregas del siglo XVII, amenazada por el plan urbanístico que permite prácticamente demolerla, sin olvidarse del entorno de la iglesia de Luanco, con las casas al fondo, declarada Bien de Interés cultural. También hay que tener en cuenta todo el patrimonio de arquitectura con valor etnográfico, como hórreos y paneras, «que están prácticamente al socaer», dice. Pando explica que hay otros bienes de gran importancia no incluidos en el catálogo, que «no cuentan con una protección adecuada y deberían tenerla, como el Palacio de Manzaneda».

«Si los dueños no cumplen, aplicaremos la Ley de Patrimonio», advierte el concejal «En los últimos veinte años se han cargado un buen número de bienes», critica Pando

Arzobispado y particulares

Desde el Ayuntamiento de Gozón, el concejal de Cultura, Manuel Hernández, reconoce que, aunque se están tomando medidas para estimular la conservación del patrimonio, el equipo de gobierno gozoniego se encuentra muy limitado a la hora de intervenir en este ámbito. En parte, asegura, «por los más de 15 millones de euros de deuda económica heredada de los gobiernos del PP que soporta el municipio». Otro inconveniente es, según Hernández, que «buena parte de los elementos que conforman el patrimonio histórico de Gozón no son de titularidad pública, sino que pertenecen al Arzobispado o son propiedades privadas».

Es el caso del Palacio de la familia Méndez-Pola, del siglo XVII, situado en pleno casco histórico, que presenta, desde hace años, un preocupante estado de deterioro. «Hemos abierto una vía de diálogo con los propietarios para intentar que cumplan con sus responsabilidades patrimoniales y realicen la pertinente rehabilitación del mismo. Esperamos una respuesta positiva, de lo contrario nos veremos obligados a aplicar la Ley de Patrimonio». El concejal explica que desde su llegada el nuevo equipo de gobierno socialista ha impulsado diferentes medidas para proteger los tesoros materiales e inmateriales de Gozón. Por ejemplo, para incentivar el mantenimiento de los más de 700 hórreos catalogados en el concejo, en el Pleno de noviembre, «se aprobó por unanimidad una exención del 95% de la tasa local de las licencias por obra» señala.

También han solicitado la declaración de Bien de Interés Cultural para el edificio del Antiguo Instituto del Santísimo Socorro, un edificio de 1874, que albergó la institución fundada por el empresario Mariano Suárez Pola, para impartir enseñanza gratuita a los vecinos de Gozón.

Ayudas al propietario

Tanto Manuel Hernández como Ignacio Pando coinciden en valorar algunos esfuerzos que se hacen desde la propiedad privada para preservar el patrimonio histórico, a pesar de carecer de apoyos institucionales. Es el ejemplo de la Casa Mori, un edificio modernista situado en el centro de Luanco. La vivienda fue construida en 1902 por el arquitecto Manuel del Busto y «se conserva gracias al interés del propietario que no recibe casi ningún tipo de ayuda», asegura Pando. Otro de los casos más llamativos es el de la capilla de San Miguel de Susacasa, en Santa Eulalia de Nembro, donde «el propietario hizo un gran esfuerzo económico para recuperar la capilla, lo que permitió descubrir su gran valor histórico como elemento de transición entre el prerrománico y el románico», afirma Pando.

En las II Jornadas de Patrimonio Cultural que organiza el Ayuntamiento desde el viernes día 12 al 2 de febrero, habrá un reconocimiento a Leonardo Fernández, titular de San Miguel de Susacasa por su «encomiable labor». Según Pando, «de nada sirve procurar bienes culturales si las instituciones no siguen su evolución y ofrecen ayudas al propietario».

 

Fotos

Vídeos