Grupos equilibrados y pequeños para fomentar la integración del alumnado

Modesto Álvarez guía a los padres en la visita por las instalaciones del instituto. / PALOMA UCHA
Modesto Álvarez guía a los padres en la visita por las instalaciones del instituto. / PALOMA UCHA

El instituto Víctor García de la Concha apuesta por unir a estudiantes de diversos niveles y organiza las aulas por materias, no por grupos

A. G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El instituto Víctor García de la Concha de Villaviciosa ha decido apostar este curso por la formación de clases más pequeñas y equilibradas con el fin de fomentar la integración de alumnos de diversos niveles y capacidades. El centro organizaba anteriormente a los estudiantes dependiendo de las optativas elegidas. Criterio que ahora ha pasado a segundo plano, dificultando la elaboración de los horarios por parte de la directiva, pero aumentando la relación entre los jóvenes. «Al principio fue un poco complicado, pero los alumnos están encantados con el resultado», explican desde la directiva.

Esta medida se suma a la decisión del centro de dividir las aulas por materias y no por grupos. Es decir, son los profesores quienes tienen una clase asignada y no los alumnos, como ocurre habitualmente. Este método obliga a los estudiantes a cambiar de aula dependiendo de la asignatura que vayan a tener, lo que hace que puedan coincidir con diferentes compañeros dependiendo de las materias en las que se hayan matriculado. Además, les impide estar dentro del aula más del tiempo necesario si quieren llegar a la siguiente hora.

El director del instituto, Modesto Álvarez, fue el encargado de explicar todos estos cambios a un grupo de padres que el lunes acudieron a la jornada de puertas abiertas organizada por el centro de cara al próximo curso. Los progenitores pudieron recorrer las instalaciones maliayas -aulas, cafetería, gimnasio...- y conocer más de cerca los diversos programas que se llevan a cabo durante el curso. Uno de los más importantes es el bilingüe, que lleva implantado más de una década.

El instituto también organiza cada curso una importante liga de debate y una de sus líneas de trabajo es el fomento de las actividades extraescolares, que apoyan con financiación. Asimismo, los alumnos que lo deseen pueden participar en la redacción de 'El Maguillo', una revista escolar que publican de forma anual.