La Guardia Civil lleva ante el juez a dos chicas por agredir a otra en el Xiringüelu

La Guardia Civil, controlando los accesos al recinto. /HUGO ÁLVAREZ
La Guardia Civil, controlando los accesos al recinto. / HUGO ÁLVAREZ

Se trata de sendas vecinas de Soto del Barco y de Avilés que habrían golpeado a la estudiante del MIR de Medicina que resultó herida

C. R.

La Guardia Civil ha llevado ante el juez a dos jóvenes por su presunta relación con la agresión a una tercera mujer durante la celebración del Xiringüelu el pasado día 4. Se trata de dos vecinas de Soto del Barco y de Avilés que ya ofrecieron su testimonio en el Juzgado de Instrucción y Primera Instancia de Pravia y han quedado en libertad. Se trata de C. G. C., vecina de Soto del Barco, y de H. S. A., de Avilés.

La agredida, como es sabido, es una estudiante de Medicina de Piedras Blancas de 23 años que se encuentra preparando el MIR y que permaneció ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Central de Asturias varios días.

Según las declaraciones de personas allegadas a la víctima, la discusión se habría originado entre una amiga de esta y una de las agresoras, siendo la joven castrillonense golpeada cuando trataba de mediar. Sufrió varios hematomas y llegó incluso a perder la consciencia durante unos minutos. La alarma saltó porque al principio no sentía parte del cuerpo. Fue trasladada al HUCA, donde permaneció varios días en observación.

Este fue uno de los trece conatos de pelea o agresiones registrados por las fuerzas del orden. Muchas de ellas ocurrieron en el propio recinto de la fiesta, pero también el casco urbano de la villa. La mayoría fueron detectadas gracias tanto al novedoso sistema de videovigilancia que se puso en marcha este año, instalando hasta tres cámaras en distintas zonas del prau de Salcéu, como a las dos torres de vigilancia y los 250 agentes de la Guardia Civil desplegados para la ocasión.

Un millar de intervenciones

A pesar del refuerzo en el dispositivo de seguridad de la fiesta, la Guardia Civil llevó a cabo cerca de un millar de auxilios y sus alrededores y en los controles que se llevaron cabo en el propio acceso al recinto de la fiesta se levantaron hasta 117 actas relacionadas con las drogas, bien por tenencia o por consumo de distintas sustancias estupefacientes, entre ellas 192 cápsulas de óxido nitroso, más popularmente conocido como gas de la risa, una sustancia cuyo consumo abusivo puede llegar a producir daños en el sistema nervioso e incluso un colapso pulmonar. En los casos más extremos, puede llegar a causar la muerte por asfixia o cualquier tipo de reacción anafiláctica.

La agrupación de tráfico de la Benemérita realizó hasta 1.790 pruebas de alcoholemia para comprobar si los conductores circulaban ebrios, de las que sesenta dieron positivo, mientras que se procedió a la investigación de cuatro personas por delitos relacionados con la seguridad vial. También se detectó a varias personas que se dedicaban a seguir a las parejas, presumiblemente para grabar algún acto íntimo.