Herida una mujer tras una caída de más de dos metros en Arnao

Los servicios sanitarios conducen a la herida a la ambulancia para su traslado al Hospital San Agustín. / LVA
Los servicios sanitarios conducen a la herida a la ambulancia para su traslado al Hospital San Agustín. / LVA

El rescate se prolongó una hora con la ayuda de los bomberos y fue trasladada al hospital en una jornada en la que Salvamento sacó del agua a cuatro bañistas

J. F. GALÁN SALINAS.

Masiva asistencia ayer a las playas de Castrillón y un buen número de incidentes. El más grave, la caída de una mujer desde el sendero que parte del entorno del castillete y desciende hacia el prado que se extiende en la parte más occidental de la playa de Arnao y continúa hacia el pedrero conocido como la plataforma. Tuvo que ser rescatada por bomberos y trasladada en ambulancia al hospital con una aparente fractura de cadera.

La mujer, de unos cuarenta años de edad, sufrió el accidente en torno a las seis de la tarde cuando caminaba por el sendero de Arnao junto a su pareja y un perro. La caída fue de unos dos metros y medio, afortunadamente a un prado, y el golpe fuerte y doloroso. Los sanitarios desplazados al lugar del accidente la atendieron sobre el terreno y, al tratarse de una zona de no fácil acceso y ante la dificultad que entrañaba trasladarla al lugar donde esperaba la ambulancia, a considerable distancia, en fuerte pendiente y con un tramo de angosta escalera, requirieron la presencia de bomberos, que solo intervinieron en el porteo. La operación se prolongó durante una hora.

Salvamento, por su parte, rescató a cuatro bañistas, todos sin mayores consecuencias. También solicitó asistencia médica para trasladar al hospital a un hombre que sufrió un repentino desvanecimiento cuando disfrutaba del caluroso día en la playa de San Juan y en dos ocasiones la presencia de la Policía Local, en ambos casos por no seguir sus instrucciones. Primero fue un grupo de surfistas que, pese a los reiterados avisos, se negó a abandonar la zona de baños y después un hombre que mantuvo idéntica actitud cuando se bañaba en una zona prohibida. Eso sí, cuando vio que llegaban los agentes salió rápidamente del agua y se perdió entre la multitud.

Salvamento realizó dos de los cuatro rescates que llevó a cabo ayer en un mismo lugar, a la altura de la escalera cuatro (Los Patos) de la playa de Salinas. Fueron una niña que se bañaba con un corcho y un joven. Ambos, uno primero y otro después, se vieron atrapados por la corriente que con frecuencia, aún con el mar en relativa calma, se forma en la zona. En este sentido, ayer por la mañana, en bajamar, ondeaban banderas amarillas que en algunos casos serían sustituidas por verdes a media que subía la marea.

En San Juan, una socorrista que vigilaba la zona de baños sacó a tierra a una mujer que, tras perder pie, no conseguía ganar la orilla. El cuarto y último rescate se efectuó en Bayas, el de un hombre que al subir la marea se quedó encerrado en un entrante situado en la zona más occidental, la nudista, en la que Salvamento suele habilitar la que en muchas ocasiones es la única zona de baños del extenso arenal.

En cuanto a los surfistas, la Policía Local impuso multas por incumplir la normativa que prohibe la práctica de este deporte en las zonas de baños. Ignacio Flórez, coordinador de Salvamento, realizó ayer un nuevo llamamiento al sentido común. «Hay que seguir las instrucciones de los socorristas. En la playa hay sitio para todos y las únicas zonas seguras para el baño son las que se habilitan como tal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos