«La historia de Jesús se olvida en muchas ocasiones»

La imagen de San Juan frente a la de Jesús cargando con la Cruz y tras él, la Verónica. / A. G.-O.
La imagen de San Juan frente a la de Jesús cargando con la Cruz y tras él, la Verónica. / A. G.-O.

Las tablillas del Vía Crucis, portadas por los niños de la cofradía, lucen por primera vez pinturas del artista local Mino Cerezo Sergio Martínez lanza un mensaje contra las injusticias en el Sermón del Encuentro

ALICIA GARCÍA-OVIES VILLAVICIOSA.

Un sermón contra las injusticias, un discurso a favor de aquellos valientes que se atreven a dar un paso adelante para intentar acabar con ellas. Sergio Martínez, rector del Seminario Metropolitano de Oviedo, animó ayer en su Sermón del Encuentro a no conformarse ni mirar hacia otro lado. Usando de referencia las imágenes de Jesús cargando con la Cruz, la Verónica, San Juan y la Virgen Dolorosa destacó la importancia de salir de la zona de confort y del estado de bienestar para acercarse un poco más a un Dios «bueno y compasivo».

Martínez recordó el juicio «injusto» al que tuvo que hacer frente Jesús. Unas acusaciones «sin pruebas y con cargos inventados» tras las que el pueblo eligió salvar a Barrabás en su lugar. «La historia de hoy se olvida en muchas ocasiones, ¿pero cuántas veces puede ocurrir lo que paso en ese juicio? ¿Cuántas veces elegimos el mal en lugar del bien y cuántos habrán sido juzgados injustamente», se preguntó. Situaciones, apuntó, que se fomentan «mirando hacia otro lugar y mostrando indiferencia hacia las injusticias».

Es por eso que se hacen tan necesarias figuras como la Verónica, «una mujer valiente como muchas hoy en día», que se atrevió a dar un paso adelante. «A todos nos gustaría una historia sin dolor. Hemos aprendido a tapar todo lo que nos da miedo con un bienestar que no existe», afirmó. Frente a ello, San Juan, quien tuvo que salir de su zona de confort para explicarle a María, madre de Jesús, lo que estaba ocurriendo y así poder acompañarla en su dolor.

Martínez lanzó también un mensaje de amor. Sentimiento que, en sus propias palabras, «debería ser el que rija nuestras vidas. Somos más fuertes amándonos y acercándonos», aseguró.

Las cuatro imágenes se encontraron ayer en la plaza del Ancho bajo las palabras de Martínez, quien, como el resto de asistentes, estuvo mirando minutos antes al cielo ante la probabilidad de lluvia. Las malas condiciones meteorológicas obligaron el año pasado a trasladar la procesión al interior de la iglesia parroquial, haciendo la celebración más íntima. No pasó ayer, donde por primera vez las pinturas de las tablillas del Vía Crucis, que cargan siempre los más pequeños de la cofradía, fueron realizadas por el artista Mino Cerezo. Las catorce estaciones del camino de Jesús hacia el Calvario fueron elaboradas para la iglesia de Saposoa, ubicada en Perú, en 2004.

Hoy, procesión del Calvario

Los niños volverán a portar estas tablillas hoy durante la procesión del Calvario, que saldrá a las 20.45 horas acompañada por la Banda de Música de Villaviciosa. Las dos eucarísticas de la jornada tendrán lugar en Las Clarisas, a las 17 horas, y en la iglesia parroquial, a las 19 horas. Será mañana viernes cuando tenga lugar una de las celebraciones más importantes con el Sermón del Desenclavo, que este año correrá a cargo de Fernando Llenín, director del Instituto Superior de Estudios Teológicos de Oviedo.