Un hombre, tras rociar con gasolina a su mujer: «Cállate, que quemamos todos»

La Fiscalía pide para el procesado, vecino de Villaviciosa, seis años y medio de prisión por maltratar e intentar asesinar a su esposa

A. G.-OVIES VILLAVICIOSA.

«Cállate, que quemamos todos». Esa fue una de las muchas amenazas que una mujer tuvo que soportar hace dos años cuando su pareja la roció con gasolina e intentó asesinarla ante la presencia de sus hijos menores en el piso que compartían en Villaviciosa. La Fiscalía solicita ahora para el acusado una pena de seis años y medio de prisión, así como la prohibición de comunicarse con su esposa por cualquier medio a menos de 500 metros durante un periodo de 9 años.

El suceso tuvo lugar el 7 de agosto de 2017, en torno a las 22 horas. Según explican desde el Ministerio Fiscal, el acusado exigió a su esposa una determinada cantidad de dinero de la que no disponía. Enfadado y «en un tono muy elevado y violento», comenzó a discutir con ella, dándole una patada en su nalga izquierda, rompiendo vasos y platos y mandándola callar con unas tijeras.

La mujer, «muy nerviosa y llorando ante la actitud del procesado», decidió entonces ir al cuarto de los niños para acostarlos e intentar tranquilizarlos, dado el estado violento en el que se encontraba su padre. Fue entonces cuando el acusado aprovechó para seguirla con un bidón de gasolina y un mechero que había cogido de una habitación contigua. Tras pedirle que saliera la roció por encima al tiempo que sostenía el encendedor en la mano mientras le decía: «Cállate, que quemamos todos». Inmediatamente, la mujer se dirigió al baño con la intención de mojar la ropa con agua mientras él insistía en que «iba a hacerlo, que no le importaba nada».

Una vez con la ropa mojada, la mujer volvió a entrar en la habitación de sus hijos, en la que se encerró hasta el día siguiente cuando recogió sus cosas y abandonó el domicilio. En ese momento, según relatan desde la Fiscalía, el acusado habría arrancado la puerta del congelador y del lavabo. «Te marchas, no va a quedar nada», volvió a amenazarla.

La Fiscalía considera que los hechos constituyen un delito de tentativa de homicidio, otro de violencia frente a la mujer y aplica las agravantes de parentesco y desprecio de género, por lo que además de la pena de prisión y la prohibición de contacto solicita, en concepto de responsabilidad civil, que el procesado indemnice a su esposa con 400 euros por las lesiones y con 3.000 por los daños morales ocasionados. El juicio tendrá lugar el 21 de marzo, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, a las 10 horas.