Investigan a un joven de 27 años por un presunto delito de maltrato animal

El caballo se encontraba gravemente enfermo y herido cuando el Seprona lo encontró. /  G. CIVIL
El caballo se encontraba gravemente enfermo y herido cuando el Seprona lo encontró. / G. CIVIL

Habría dejado morir a un caballo de su propiedad, que fue hallado por el Seprona enfermo y con varias heridas

S. G. PRAVIA.

Un joven de 27 años está siendo investigado como presunto autor de un delito de maltrato animal. La Guardia Civil ha sido la encargada de realizar la investigación del caso, que comenzó el pasado 18 de febrero con una llamada al teléfono de Atención Ciudadana de la Guardia Civil.

Los agentes le investigan por haber dejado morir a un caballo de su propiedad en una finca de Quinzanas, en Pravia. En la llamada de alerta se advertía de la existencia de un equino en pésimas condiciones sanitarias, algo que pudo constatar el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, Seprona, cuando visitó el lugar de los hechos.

Al llegar a la finca, el Seprona explica que el animal «se encontraba en una posición decúbito lateral, con varias heridas en la cara, faltándole el globo ocular izquierdo». Además, relatan que «presentaba una rigidez severa en todas las extremidades». A esto se sumaban las marcas observadas en el terreno, «realizadas por el propio animal que denotaban un gran sufrimiento prolongado». Los agentes apuntan que según las informaciones que llegaron al cuerpo el caballo llevaba en esas condiciones varios días, «prolongando su agonía de manera injustificada».

Al equino le faltaba un ojo, tenía heridas y signos de «un gran sufrimiento prolongado»

La Guardia Civil localizó al propietario que habría manifestado que «el animal sufría de tétanos y que no le había facilitado ningún tipo de medicación». Fue una veterinaria del Principado quien levantó acta de la situación del equipo, que tuvo que ser sacrificado ante la nula posibilidad de tratamiento. Las diligencias se entregaron en el Juzgado de Instrucción de Pravia.