Investigan el supuesto intento de secuestro de una niña en Villaviciosa

El supuesto intento de rapto tuvo lugar en el cruce de la iglesia de La Oliva. / JOSÉ SIMAL
El supuesto intento de rapto tuvo lugar en el cruce de la iglesia de La Oliva. / JOSÉ SIMAL

La menor, que caminaba unos metros por delante de su familia y amigos, explicó que un turismo se paró junto a ella e intentaron que subiera

E. RODRÍGUEZ VILLAVICIOSA.

La Guardia Civil investiga el supuesto intento de secuestro de una niña de seis años en Villaviciosa. La familia de la menor presentó una denuncia en el cuartel de la Benemérita del concejo después de la pequeña explicara que un turismo se había parado junto a ella, tratando que subiera al coche. El presunto intento de rapto habría tenido lugar ayer por la tarde, durante el trayecto del colegio a su domicilio, a la altura del cruce de la iglesia Santa María de la Oliva. En ese momento, según fuentes del caso, la niña iba acompañada por sus familiares y amigos. En un momento que se adelantó a ellos, caminando unos tres o cuatro metros por delante, el turismo se habría parado a su altura, procurando su ocupante u ocupantes que se montara.

La familia se personó en las dependencias de la Policía Local, donde trasladó el testimonio de la pequeña y la Guardia Civil se hizo cargo del caso, iniciando las primeras investigaciones. Según ha podido saber este periódico, se ha interrogado a las personas que en ese momento se encontraban en el lugar, pero sin éxito. Hasta la fecha los agentes no han logrado pistas que puedan llevar a identificar el vehículo (al parecer, de color gris) o determinar qué pudo suceder. Tan sólo uno de los testimonios recogidos señala que sí vio pasar un automóvil junto a la niña, pero pudo tratarse de un coche que en ese momento estaba estacionado, arrancaba y se disponía a salir del lugar de aparcamiento.

Mientras continúan las pesquisas, la Guardia Civil pide que no cunda la alarma. De hecho, la semana pasada el cuerpo daba por cerrado el caso de un suceso muy similar en Felechosa, en el concejo de Aller. Según había trascendido, dos hombres que se trasladaban en una furgoneta se habían acercado, en la tarde del miércoles día 24, a un parque de la localidad allerana, próxima al colegio. Uno de ellos se habría aproximado a dos niños de ocho años y les dijo que había volcado una furgoneta en El Pino. Añadía que transportaba golosinas y habían quedado esparcidas por la zona y les preguntaba si querían subir al vehículo para ir por ellas a la zona. Los niños se negaron y alertaron de lo que pasaba a los mayores.

La Guardia Civil tomó declaración a uno de los hombres identificados, pero dio carpetazo señalando que no había delito alguno. No hubo arresto. Los padres de sendos niños no llegaron a presentar tampoco denuncia alguna por lo sucedido. Al haberse hecho eco el propio alcalde del concejo allerano, el socialista David Moreno, en sus redes sociales, se encendieron las alarmas en el concejo. No obstante, el primer edil ya advertía entonces que no era ésa su intención, sino recomendar que se «extremen las precauciones».

Síguenos en: