El juicio por el homicidio de Adrián Gancedo se celebrará en el año 2020

Amigos y vecinos de Adrián Gancedo increpan a Brayan Tuero al llegar al juzgado tras el suceso. / J. SIMAL
Amigos y vecinos de Adrián Gancedo increpan a Brayan Tuero al llegar al juzgado tras el suceso. / J. SIMAL

El joven de Rozaes falleció en noviembre de 2017 tras recibir varias puñaladas de Brayan Tuero, que está en prisión provisional desde entonces

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Un año ha pasado desde que Brayan Tuero acabó con la vida de Adrián Gancedo a la salida de un bar de Villaviciosa. Fue en la madrugada del 26 de noviembre cuando el joven vecino de Rozaes perdió la vida por intentar mediar en una pelea entre su atacante y el padre de éste. El suceso conmocionó a todo el concejo, que se volcó para acompañar a la familia en uno de sus momentos más duros. Más de doce meses han pasado desde entonces, pero el proceso judicial todavía continúa abierto.

Una docena de personas han declarado a lo largo de todo este tiempo, durante la fase de instrucción. Entre ellos, los otros dos jóvenes acusados de intervenir en una pelea previa a la mortal agresión con arma blanca que costó la vida a Gancedo. A excepción de ellos, todos han coincidido en señalar a Tuero como el único culpable del suceso. Hechos que tendrán que ser valorados, según se ha sabido recientemente, por un jurado popular. Esta figura solo existe en el orden penal y en supuestos referidos a delitos tasados en la ley como amenazas, omisión del deber de socorro y, como en este caso, homicidio.

Este anuncio supone un paso más en un proceso que se espera largo y que será juzgado en la sección octava de la Audiencia Provincial de Asturias, en Gijón. La defensa de Brayan Tuero, a cargo del despacho de abogados de Luis Tuero, calcula que el juicio pueda iniciarse tras el verano de 2020. Un año y medio que ellos aprovecharán para trabajar en su alegato, el cual, presumiblemente, pasará por aducir drogadicción. Su abogado solicitó hace meses una analítica que les apoyase en esta postura. Una de las últimas pruebas antes de que las diligencias cambien de juzgado.

La pérdida de Adrián Gancedo fue un duro golpe para Villaviciosa, cuyos vecinos siguen a día de hoy sin entender la sinrazón que desencadenó los hechos de esa madrugada del 26 de noviembre de 2017. El origen podría haber sido, según relataron en su día los testigos, la intención del joven de Rozaes de mediar en una pelea entre Brayan Tuero y su padre a las puertas de un local de copas. Esta decisión no habría sentado bien al joven de veinte años que, al parecer, decidió esperarlo a la salida del bar, donde, en torno a las 4.30 horas, le asestó las puñaladas que acabaron con su vida.

La rápida reacción de la Guardia Civil y de las personas que aquel momento se encontraban en la calle permitieron dar a las pocas horas con Tuero, quien todavía se encuentra en prisión provisional. En ese momento, los agentes también arrestaron a D. M. G. P, de veintidós años, y S. G. S., de veinte. A ambos se les imputa un delito de lesiones, pero se encuentran en libertad.

El trágico suceso causó una oleada de solidaridad entre los vecinos del concejo. Concretamente, entre los de Rozaes, que decidieron poner en marcha una cuenta bancaria para recoger fondos con los que ayudar a la familia en el costoso proceso judicial. Las muestras de cariño y apoyo se repitieron también en otras parroquias y encuentros, como en el Pleno municipal. Gancedo tenía 32 años y se había vuelto a trasladar a Rozaes, donde vivía con su abuela, hacía tan solo dos años. Quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo lo describen como «la sonrisa y la alegría del pueblo». Era, en sus palabras, un hombre tranquilo, que no dudaba en ayudar a los demás. Tenía una hija de ocho años.

 

Fotos

Vídeos