Lustre tras un siglo de guía en la mar

El faro de Candás, que será rehabilitado. / E. C.
El faro de Candás, que será rehabilitado. / E. C.

Los trabajos deberán ejecutarse en dos meses y consistirán en proteger su esctructura y renovar la instalación eléctrica La Autoridad Portuaria licita en 55.000 euros las obras de mejora del faro de Candás

ALICIA G.-OVIES CANDÁS.

En 1917, el faro de Candás era trasladado de la peña de Los Ángeles a San Antonio ante la falta de espacio para construir una vivienda para el farero. Su actual ubicación, aislada y expuesta a fuertes condiciones meteorológicas, han provocado el deterioro, con el paso de los años, de la estructura. Carcoma, daños en ventanas y puertas, humedades y cargas interiores son algunos de los problemas detectados recientemente por técnicos de la Autoridad Portuaria de Gijón. La administración ha licitado en 55.000 euros la rehabilitación de la edificación, que, una vez firmado el contrato, deberá ejecutarse en un periodo de dos meses y la garantía será de un año.

Según señaló la alcaldesa, Amelia Fernández, «a la vista de los datos que arrojó la inspección se vio necesario acometer trabajos de acondicionamiento del faro tanto en el exterior como el interior para que no avance el deterioro en zonas afectadas». Las obras, solicitadas desde el Ayuntamiento, consistirán principalmente en proteger toda su estructura y renovar la instalación eléctrica. En concreto, está previsto la retirada de los falsos techos de ripia y canizo de todas las estancias para la revisión del estado de los forjados de entablado de madera. En este sentido, se tratarán contra la carcoma todas las superficies del faro elaboradas con este material. Asimismo, se sustituirán las manillas y bisagras de dieciséis ventanas y se llevará a cabo la impermeabilización de la cubierta «con una lámina de betún modificado con elastómero».

En lo que se refiere al exterior del edificio, se limpiará y reparará la fachada eliminando la pintura suelta y restaurando las zonas defectuosas. Una vez culminada esta fase, y según explican desde el Ayuntamiento, se pintará «mediante la aplicación de imprimación fijadora acrílica y se darán dos manos de revestimiento elástico antifisuras a base de resinas acrílicas fotoreticulantes de máxima protección». En el interior se utilizará esmalte multiuso mate al agua, para acabados lisos, de gran dureza, anclaje y resistencia al rayado.

El proyecto también prevé la creación de un camino de acceso peatonal con pavimento de adoquín pétreo en forma rectangular para sustituir la actual travesía, degrada por el paso del tiempo y las condiciones meteorológicas debidas a la cercanías del mar. La empresa adjudicataria también deberá colocar una marquesina sobre la puerta de entrada para evitar la entrada de agua en la sala cuando alguien acceda a su interior en días de invierno. Por último, se modificará la instalación eléctrica de ambas plantas para adecuarla a la normativa actual y así poder solicitar un aumento de potencia.

Cedido a la banda de música

El faro de Candás funciona en la actualidad como sede de la banda de gaitas del municipio. La agrupación musical utiliza el edificio como salón para sus ensayos, así como para diferentes actividades educativas. «Una vez que nos trasladen los resultados de la adjudicación y el cronograma orientativo de las obras previstas, nos coordinaremos, a través de la Concejalía de Cultura, con el equipo directivo y docente de la Banda de Gaitas para procurar que el desarrollo de los trabajos tenga el menor impacto posible en la actividad musical y educativa de la asociación», explicó la alcaldesa.

La edificación candasina tiene forma rectangular y una superficie total construida de 277 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. Cuenta con una torre tronpiramidal adosada a la cara norte del edificio. La altura sobre el nivel del mar asciende hasta los cuarenta metros, y a doce sobre el terreno. El faro está construido casi al borde del acantilado y su lámpara, de 500 vatios, se enciende y apaga emitiendo la característica luz blanca con ocultaciones cada diez segundos que pueden alcanzar unas trece millas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos