Les marañueles de Luanco, para los ahijados y marineros

La calle Ramón Pérez de Ayala, con los puestos de marañueles. / P. G.-P.
La calle Ramón Pérez de Ayala, con los puestos de marañueles. / P. G.-P.

El festival puso a la venta 1.200 kilos del dulce típico de Semana Santa

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

La calle de Ramón Pérez de Ayala acogió el XXXII Festival de la Marañuela de Luanco donde en esta edición participaron cinco entidades vecinales que pusieron a la venta un total de 1.200 kilos de bollos y marañueles. El acto inaugural fue presidido por el alcalde de Gozón, Jorge Suárez, que estuvo acompañado por una representación de la Corporación. Durante su breve intervención, puso de relieve el significado que tiene este festival, que nació con el objetivo de promocionar este tradicional dulce típico de la Semana Santa. Para ello el Ayuntamiento instaló un puesto informativo para dar a conocer el origen de les marañueles y su modo de elaboración.

Las entidades que participan en el mismo son las Amas de Casa de Luanco, las asociación vecinal 'El Pico' de Bañugues, el patronato 'Las escuelas' de San Jorge de Heres y las asociaciones de mujeres 'Enlaze' de la parroquia de Laviana y 'La Cardina' de San Martín de Bocines. La venta se hace tradicionalmente por docenas y media docena al precio de 7 y 3,5 euros respectivamente, tanto de marañueles como de bollos de marañuela. Dos modalidades que difieren únicamente en la composición de la masa que, en el caso del bollo, «se le añade levadura para lograr una textura más tierna», explica Esther García, de la asociación 'El Pico'. El resto de ingredientes son harina, huevos, mantequilla y ralladura de limón.

«Olía desde hace semanas»

La costumbre de convertirlo en el tradicional regalo con el que agasajan los padrinos a sus ahijados no se ha perdido, sigue bien arraigada entre los luanquinos, que lo transmiten de generación en generación. «Varias semanas antes de esta celebración el pueblo olía a les marañueles que se hacían en las casas y que se cocían en los hornos de las panaderías», señala la presidenta de las Amas de Casa de Luanco, Celestina del Valle. Ahora es el Ayuntamiento quien facilita los hornos del Centro de Agroalimentación para que las entidades participantes puedan cocerlas.

Las características de la masa de este dulce de Luanco facilitan su conservación, por lo que formaba parte de la dieta de los marineros durante sus largas costeras. La venta de marañueles se prolongará hasta el Domingo de Resurrección.