Más de 300 mayores de 22 residencias celebran una convivencia en Candás

Los asistentes realizaron una visita guiada a la lonja de pescado y a sus instalaciones. / FOTOS: P. G.-PUMARINO
Los asistentes realizaron una visita guiada a la lonja de pescado y a sus instalaciones. / FOTOS: P. G.-PUMARINO

Celebraron esta cuarta jornada, organizada por la Asociación de Geriátricos de Asturias, como un día de fiesta, con espicha y música

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

«Lo que necesitamos es pasarlo bien y disfrutar de la fiesta». Así de sencillo explicó Mari Sole Vigil, de 92 años, residente del geriátrico Hospital de Gijón, el encuentro celebrado ayer en Candás. Fue una jornada de convivencia, la cuarta, en la que se dieron cita 300 personas mayores de 22 centros gerontológicos de toda la región organizada por la Asociación de Centros Geriátricos del Principado de Asturias (ASCEGE).

La programación prevista comenzó con una visita guiada a cargo del personal de la Oficina Municipal de turismo a la lonja, en la que los asistentes pudieron ser testigos de la venta de las capturas de pescado del día en vivo y en directo y, a la salida, disfrutaron de la actuación de un trío de la Banda de Gaites Candás. El recorrido por las instalaciones fue guiado por las explicaciones sobre su funcionamiento a cargo del personal de la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora del Rosario.

El presidente de ASCEGE, Arsenio Alonso Collada, explicó que el motivo del encuentro «no es otro que subir un peldaño más en la integración social de los residentes. La idea es que la fiesta sea una boda, pero sin los novios y, por eso, siempre acuden con mucha ilusión».

En otro momento, apeló a la necesidad de abrir un diálogo a nivel nacional con el objetivo de «unificar criterios ante las muchas diferencias existentes en las comunidades autónomas en materia de servicios en los centros geriátricos. Nos encontramos en una época de cambio generacional que requiere también de un cambio en los criterios de atención a las personas mayores. Porque la realidad es que todos queremos vivir muchos años pero no queremos ser mayores».

Tras la visita, los asistentes disfrutaron de una espicha asturiana en un restaurante de la villa, a base de productos de la región, y amenizada por la actuación musical de la cantante mierense Mercedes Ben Salah. La alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, en representación municipal, también se sumó a fiesta en la que el Ayuntamiento contribuyó con el patrocinio de las actuaciones musicales. La animada jornada de convivencia interresidencial finalizó bien entrada la tarde con el retorno de los mayores a sus centros geriátricos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos