Medio centenar de estudiantes podrán pernoctar en Las Colonias

Visita de los arquitectos al edificio de Las Colonias en Salinas. / MARIETA
Visita de los arquitectos al edificio de Las Colonias en Salinas. / MARIETA

La rehabilitación incluirá un comedor y salón social con capacidad para cerca de cien personas, así como un patio en el que se organizarán espectáculos musicales

S. GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

La Junta de Las Colonias de Salinas ha decidido ampliar el plazo para entregar los proyectos de rehabilitación del histórico edificio hasta el 3 de mayo. Esto se debe a que se han realizado varias visitas a las instalaciones de las cuales se necesitaba cargar nuevos documentos que faciliten el trabajo de los arquitectos que desean presentarse al proceso.

De esta manera se les da un poco de margen para terminar sus trabajos. Cada uno deberá redactar un proyecto de rehabilitación tanto para el actual edificio como para dotar a las instalaciones de uno nuevo anexo al actual. Las obras incluyen también el cierre de la finca, que se encuentra muy deteriorado dado el estado de abandono general.

Como novedad ya se conocen los requisitos que deberá tener la futura residencia en cuanto a capacidad. Así, la Universidad plantea a los arquitectos que tras la reforma el edificio tenga una capacidad de albergar al menos a cincuenta residentes en pernocta y poder dar servicio en su comedor a noventa comensales, las mismas que entrarían en el aulario modulable.

Todos los estudios deberán guiarse en el documento de necesidades elaborado desde la Universidad de Oviedo. En estas se plantea que el edificio principal deberá mantener la posición de los muros de carga, mientras que el proyecto definirá una distribución interior tal que permita ubicar el mayor número de habitaciones, que podrán ser individuales o dobles en litera con baño, o en grupo para unas cuatro personas y baños comunes. Se dibujan también despachos de dirección, administración y conserjería con dos puestos y la sala de profesores.

Por otro lado, se plantea la posibilidad de que el edificio anexo, utilizado hasta ahora como sede de la cofradía de la Buena Mesa de la Mar, acoja el pabellón de cocina-despensa, comedor y servicios higiénicos, con unos noventa metros cuadrados en total. Las bases insisten en que «en todos los casos se primará la sencillez y la simplificación en el diseño, en los materiales y en las soluciones constructivas que finalmente considere el proyecto».

La plaza que queda entre el edificio anexo actual y el principal se plantea como un espacio «de uso múltiple, tanto para ampliar el comedor como para albergar espectáculos musicales o de teatro, entre otros». El segundo de los patios, que será interior al crear el nuevo edificio paralelo, se destinará a zona de descanso o para llevar a cabo actividades académicas al aire libre, actuando como claustro ajardinado.

El tercero de los módulos previstos por la Universidad de Oviedo corresponde con el edificio a construir, en el que se crearán los espacios de almacén, aulario y salón social, que tendrá entre 680 y 882 metros cuadrados y que se plantea como un espacio también para organizar recepciones o exposiciones. Se completa todo con el espacio ajardinado exterior en la finca que actualmente es un pinar.

Igualmente se apunta que en los proyectos se primará «utilizar productos y materiales de menor impacto ambiental, como, por ejemplo, madera y derivados, tratamientos protectores y pinturas ecológicas, entre otros». En este sentido también se indica que se valorará positivamente el tratamiento paisajístico y la consecución de un certificado Verde.

En el proyecto de cierre de parcela y urbanización se explique se «considerará la construcción de un almacén para bicicletas y otro material deportivo o aperos, entre otros», que estaría ubicado en el edificio de nueva creación.

En los aspectos más técnicos como la cubierta, se obliga a que todos opten por retirar el fibrocemento actual y se sustituya por teja cerámica, que deberá ser de tipo árabe, en color rojo uniforme. En cuanto a la estructura de madera, se deberán retirar todos los elementos afectados por hongos o insectos xilófagos y recuperarse los restantes. Además, indican que toda la madera de nueva aportación será de castaño. También se plantea la renovación completa de la red de evacuación de pluviales.

Todas estas apreciaciones incluidas por la Universidad son consideradas mínimos por lo que los arquitectos podrán ampliar o mejorar todos estos requisitos en sus diferentes proyectos a concurso. De igual manera, al tratarse de un bien protegido por Patrimonio se deberán atener en sus propuestas a las prescripciones definidas por el Principado.

Una vez concluya el plazo el 3 de mayo será un jurado formado por el Rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, y varios arquitectos de reconocido prestigio.