La mejor sidra casera es de Gancéu

Sobre estas líneas, miembros del jurado durante la cata. A la derecha, el público disfrutando de la jornada. / DAMIÁN ARIENZA
Sobre estas líneas, miembros del jurado durante la cata. A la derecha, el público disfrutando de la jornada. / DAMIÁN ARIENZA

Esther Noriega, vecina de Miravalles, gana el concurso de sidra casera de Villaviciosa con una bebida «suave, fresca y fácil de beber»

EUGENIA GARCÍAVILLAVICIOSA.

«La sidra no tiene secreto. Unas veces sale muy buena y otra no tanto». Pero ayudada de mucho amor, buena manzana y limpieza, las posibilidades de que el producto sea excelente aumentan. Esos tres son los principales ingredientes de la mejor sidra casera de Villaviciosa, la que prepara María Esther Noriega Riva en Gancéu (Miravalles) y que ayer se erigió como ganadora entre los 74 participantes en el certamen que organiza la Asociación de Fomento de la Sidra Tradicional Asturiana.

El premio resultó toda una sorpresa «y a la vez gran ilusión» para Esther Noriega, quien participó en el concurso de sidra casera por primera vez el año pasado, cuando logró un también inesperado décimo puesto. «En mi casa siempre se hizo sidra. Primero fueron mis abuelos, luego mis padres y yo llevo ya unos veinte años». En familia aprendió que «hay que utilizar buena manzana y asegurarse de que todo esté muy limpio a la hora de mayar, en los depósitos y al corchar las botellas».

De esa pulcritud sale una bebida «suavina y fresca, fácil de beber» que conquistó a un jurado compuesto por expertos lagareros como Luis Piñera (Sidra Piñera), César Agüera (Sidra Cabueñes), José Vigón (Sidra Orizón), Juan Roza (Sidra Roza) y, en representación de la Asociación, Juan Pérez.

La cata, aseguró Piñera, «no fue complicada» gracias a «una preselección muy bien hecha». A la final llegaron doce botellas de «una sidra muy regular, con buen nivel». Tras dos rondas, una primera en la que probaron la sidra de los doce finalistas y una segunda vuelta de cata a ciegas, el jurado decidió otorgar el segundo puesto a Ángel Álvarez Roza, de Grases, y el tercero a la sidra que elabora en Amandi Francisco Arena Obaya.