«Hay miedo por si pasa en una casa»

Una máquina excavadora trabajó ayer jueves en la finca en la que se detectó el socavón un día antes. / PATRICIA BREGÓN
Una máquina excavadora trabajó ayer jueves en la finca en la que se detectó el socavón un día antes. / PATRICIA BREGÓN

Una máquina trabajaba ayer en la finca afectada, donde se rellenará el agujero y se construirá una escollera Los vecinos de Solís, preocupados después de aparecer un socavón de ocho metros

SHEYLA GONZÁLEZ SOLÍS.

«¿Y si pasa en mi casa?». Esa era ayer una de las preguntas que más se hacían los vecinos en la parroquia de Solís. Después de que el pasado miércoles apareciera, casi de la nada, un gran socavón de ocho metros de diámetro y doce de profundidad en una de las fincas de Sama de Abajo. La alarma vecinal quedó sofocada, en parte, con las explicaciones dadas por el jefe del servicio de Seguridad Minera del Principado, José Manuel Embil. «Está claro que él es el experto pero siempre te queda la duda. Igual que pasó esta vez, quién nos dice que no pueda pasar y esta vez en nuestras propiedades. La finca es lo de menos, pero hay miedo por si pasa en una casa», decía ayer Dulce, cuya casa está ubicada tan solo a unos metros del socavón.

Ella asistió a la reunión con el técnico y el alcalde, Iván Fernández, y aunque agradece las explicaciones ayer señalaba que «no tranquiliza nada, nos dejaron igual. Es un problema causado por la naturaleza, la preocupación está ahí», recalcaba. La Asociación de Vecinos de Solís fue de las primeras en mediar con el Ayuntamiento para poner solución al problema.

Su presidenta, Marga González, destacaba ayer que «se creó alarma en todo el vecindario como es lógico. Nos avisó el vecino de enfrente al ver el socavón por la mañana. La preocupación se da ante el desconocimiento». Aunque por parte del Principado quedó descartado que el agujero se hubiera producido por la actividad minera subterránea, los vecinos siguen desconcertados. «Seguimos percibiendo los temblores y vibraciones de las voladuras. Como desconocemos la actividad que se desarrolla en la mina en un primer momento pensamos que tenía relación con la explotación», indicó González.

La falla que cruza la parroquia y el agua han sido los culpables de que se formara el gran socavón según los primeros estudios de los técnicos. «Puede que sea algo natural, pero eso no consuela porque te deja más dudas. No sabemos por qué ahora y no antes, ni si se volverá a repetir», destacaron vecinos de la zona. Por lo pronto ayer se podía ver una máquina trabajando en la finca en cuestión, en la que está previsto construir una escollera para contener el terreno y evitar nuevos desprendimientos.

Unos trabajos que, según anunció el técnico del Principado en la reunión con los vecinos, correrá a cargo de la mina de Solís, que se mostró favorable a cooperar aunque no tuviera responsabilidad en el suceso. «La verdad es que todos, también el Ayuntamiento respondieron muy bien y muy rápido, estamos agradecidos», comentaron los vecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos