«Si Nubleo no existiera, posiblemente, ninguno de nosotros estaríamos aquí»

Adolfo Camilo Díaz, pregonero de Nubledo, antes de comenzar la lectura. /  OMAR ANTUÑA
Adolfo Camilo Díaz, pregonero de Nubledo, antes de comenzar la lectura. / OMAR ANTUÑA

Adolfo Camilo Díaz da el pregón de las fiestas haciendo un repaso a la historia e importancia de la capital corverana en la comarca

SHEYLA GONZÁLEZNUBLEDO.

La historia de Nubledo se remonta al año 921. Los primeros documentos que hacen mención a la que hoy es capital de Corvera datan del reinado de Ordoño II. Con este dato histórico comenzó el pregón de las fiestas de la localidad el gestor cultural Adolfo Camilo Díaz.

La Sociedad de Festejos le eligió a él para dar el pistoletazo de salida a la folixa y Díaz no perdió la ocasión para recordar a todos los presentes la importancia del enclave para la historia no solo del concejo sino de la comarca. «En 2021 esta Asociación de Festejos, este pueblo, bien podrían celebrar, en coincidencia con estas fechas, los 1100 años de historia de la que hoy sigue siendo la capital de Corvera», arengaba el pregonero a los organizadores.

En su discurso se enumeraron los tesoros históricos de la capital como la ermita y fuente de La Consolación, el Palacio de los Bango o el puesto de cobro del 'fielato' en El Portazgo. Pero también quiso destacar a los vecinos, a los habitantes de la localidad, protagonistas estos días. Además, lanzó la pregunta hipotética de qué hubiera pasado si Nubledo no hubiera existido, aportando algunas respuestas. «Si Nubleo no existiera, en ningún caso hubiera existido el posible castro que se adivina en Camina, en Castiellu. Y sin castro defensor, posiblemente los límites territoriales de aquel enclave hubieran sido otros muy distintos», destacó Adolfo Camilo Díaz.

No solo eso sino que el gestor recalcó que de no existir la localidad «con su mayorazgo, con su autonomía funcional, posiblemente no se hubiera vinculado al resto del territorio de lo que hoy denominamos Corvera». Todo para terminar afirmando que «si Nubledo no existiera, posiblemente, ninguno de nosotros estaríamos aquí».

Al final del pregón hubo hueco para destacar las propias fiestas, recuperadas el año pasado por una recién creada Sociedad de Festejos, presidida por Pedro Manjón. «Nubledo hoy, en sus recuperadas fiestas, irradia esa luz, la alegría, el disfrute del encuentro. Les Fiestes de Nubledo, bollos preñaos incluidos, existen porque existís, porque existimos... ¡Y eso es algo que debe llenarnos de orgullo a todos!».

Un discurso aplaudido que terminó con toda una declaración de intenciones: «Hasta'l prósimu domingu, queda declarao en Nubleo l'estáu de folixa permanente».