«Nunca tuve intención de matarla»

«Nunca tuve intención de matarla»

El acusado de rociar a su mujer con gasolina en Villaviciosa acepta 3 años de prisión

ALICIA G. OVIES

El acusado de maltratar e intentar matar a su esposa, a la que roció con gasolina mientras la amenazaba con un mechero delante de sus hijos menores, aseguró esta mañana ante en juez que en ningún momento tuvo intención de acabar con la vida de su pareja, con la que en ese momento residía en Villaviciosa.

La Fiscalía solicitaba para el acusado 6 años y medio de prisión que se han quedado finalmente en 3 por un delito de amenazas graves al considerar que en ningún momento tuvo intención de matarla ya que no llegó a encender el mechero, como se recoge en la declaración que la víctima realizó en su día ante la Guardia Civil y que ratificó esta mañana.

Los hechos tuvieron lugar en agosto de 2017. El acusado, P. A., exigió a su esposa que le entregara un dinero, que ella no le pudo dar porque no lo tenía. Enfadado comenzó a discutir con ella, «dándole una patada». En un momento dado, según relatan desde el Ministerio Fiscal, cogió unas tijeras al tiempo que la mandaba callar. Su mujer, llorando, decidió entonces ir a la habitación de sus hijos para intentar tranquilizarlos.

Seguidamente, el procesado fue a la habitación y pidió a su mujer que saliera tras haber cogido un mechero y un bidón de gasolina que le derramó por encima a la vez que le decía «Cállate, que quemamos todos».

Tras mojar su ropa, la mujer volvió a la habitación de los niños, donde se quedó hasta el día siguiente cuando recogió sus cosas y abandonó el domicilio.

La mujer sufrió esta mañana un ataque de ansiedad en los juzgados de la Audiencia Provincial tras cruzarse con quien fuera su pareja en los pasillos. «Tiene mucho miedo. Lo ha pasado muy mal durante 8 años y sabe que cuando salga de prisión podría ir a por ella», explicó su abogada, Bibiana de la Puente. N.M. habría presentado otra denuncia por malos tratos en 2014, que acabó retirando.

La acusación solicitó también la retirada de la patria potestad al acusado durante un periodo de 5 años y no descarta pedir el uso de la pulsera telemática cuando salga de la cárcel. El hombre, que se encuentra encarcelado desde agosto de 2017, ha cumplido ya año y medio de pena.