La octava vida de los gatos

El mercadillo de Corvera Felina se mantendrá abierto hoy en el Tomás y Valiente. / OMAR ANTUÑA
El mercadillo de Corvera Felina se mantendrá abierto hoy en el Tomás y Valiente. / OMAR ANTUÑA

La Asociación Corvera Felina cuida y atiende a los mininos callejeros de Corvera para los que organiza un mercadillo en el Tomás y Valiente

SHEYLA GONZÁLEZLAS VEGAS.

Libros, juguetes, pequeños electrodomésticos, mobiliario o cuadros. Decenas de artículos se pusieron a la venta ayer en el centro Tomás y Valiente de Las Vegas con un solo objetivo: recaudar fondos para ayudar a los gatos callejeros. Las impulsoras fueron las integrantes de la Asociación Corvera Felina, que se encargan a diario de velar por la salud y seguridad de los mininos sin hogar.

Atienden a colonias en todo el concejo y también a algunas fuera de él. Los gastos veterinarios que eso con lleva son muchos y elevados, por ello necesitan de ayuda externa. «No es solo darles comida o castrarlos, muchos los encontramos enfermos o con heridas. En muchos casos hay que operarles e incluso llegan a perder un ojo», explica Loli Cano, una de las voluntarias de la entidad. Ella controla cuatro colonias en Las Vegas y otra en Cancienes, aunque su trabajo se extiende mucho más allá.

«Nos llaman de otros concejos e incluso de fuera porque saben de nuestro trabajo, pero no tenemos margen de actuación. Somos todos voluntarios y ayudamos a vecinos sin que estos siquiera aporten nada de dinero», lamentan en Corvera Felina. Ayer eran muchos los vecinos que se pasaban por el salón de actos en el que está instalado el mercado, que aún abrirá hoy sus puertas, y hacían su pequeña contribución. Los más pequeños también se animaron a rebuscar en las mesas, decantándose por peluches o libros, entre otros objetos.

Los mayores problemas llegan con la época de abandonos, que coincide con los meses de verano. «Las gatas están en celo en febrero más o menos, entonces entre julio y septiembre llegan los abandonos masivos por esas camadas que se podían haber evitado con la castración de los gatos», recalca Loli Cano.

La Asociación Corvera Felina tiene una red de voluntarios extensa que se encargan de las colonias en las diferentes localidades. Por ello el siguiente objetivo que se marcan es «realizar un censo de las colonias y de los mininos para presentarlo en el Ayuntamiento, pero es un trabajo laborioso que nos llevará tiempo», destacan. Mientras, los beneficios del mercadillo les darán un impulso en su labor altruista.