Los oficios llegan a las aulas

Un niño rompe un bloque de hielo para hacer helados. / A. G.-O.
Un niño rompe un bloque de hielo para hacer helados. / A. G.-O.

Los alumnos del colegio rural agrupado La Marina aprenden los trabajos típicos de Villaviciosa y los dan a conocer en un mercado

ALICIA G.-OVIESVILLAVICIOSA.

Los alumnos del colegio rural agrupado La Marina han profundizado e investigado a lo largo del curso en los oficios más comunes de Villaviciosa, la agricultura, madera, pesca, sidra, minería y cantería, cerámica, telar y ferrería. Cada centro escolar se ha centrado en uno de estos sectores, abordándolos no solo desde un punto de vista histórico sino también empresarial. Los estudiantes han elaborado, a partir de estos ámbitos, diferentes productos que ayer vendieron en su mercado tradicional, el cual lleva ya dieciséis ediciones.

Los alumnos del colegio de Quintes trabajaron este curso la minería y, más concretamente, el azabache. «Sabemos que es muy difícil poder conseguirlo, así que hemos elaborado nuestros productos con piedras que hemos encontrado por la parroquia», explicaron los pequeños. En su puesto podían comprarse cuadros, carpetas, juegos... «Hemos vendido mucho. Estamos muy contentos, hacemos muy buen equipo», aseguraron. El mercado se enmarca en la iniciativa 'Emprender en mi escuela', donde los estudiantes se acercan al mundo laboral y aprenden a desarrollar un espíritu emprendedor.

En el puesto de Argüero los productos duraron tan solo un par de horas. Ellos trabajaron la agricultura, plantaron un pequeño huerto que se encargan de cuidar y mantener. Además, elaboraron cestas con papel de periódico y materiales reciclados e hicieron originales pomperos. «También hemos puesto a la venta algunos de los objetos del año pasado», reconocieron.

El dinero recaudado por cada colegio irá destinado íntegramente a sus necesidades, libros, material, juegos... No así con las ventas del puesto de medio ambiente, que serán donadas a una organización benéfica. El consejo escolar será quien decida a qué iniciativa se apoya en esta ocasión para tomar el relevo de la Asociación Pro Personas Discapacitadas Raitana, con quien se colaboró en las dos últimas ediciones.

Junto con el mercado, en el que se involucro tanto la comunidad educativa como artesanos del entorno, hubo diversos talleres que sorprendieron a los pequeños. Pudieron aprender a elaborar helado rompiendo los bloques de hielo y conocieron de cerca las labores de un apicultor. Asimismo, además de los puestos de los diferentes centros escolares -Peón, Quintes, Quintueles, Tazones, Argüero y Oles- el colegio aprovechó la ocasión para dar a conocer los diversos proyectos que desarrollan durante el curso como el programa bilingüe, el de medio ambiente y la biblioteca. Al término de la jornada hubo una comida para todos los asistentes.