Un olivo recordará a la candasina Rebeca Rodríguez

Familiares y amigos, junto al olivo y la placa en memoria de Rebeca en el cabo de San Antonio. / P. G.-P.
Familiares y amigos, junto al olivo y la placa en memoria de Rebeca en el cabo de San Antonio. / P. G.-P.

La familia de la joven que falleció tras ser atropellada en 2013 planta un árbol en su memoria

PEPE G.-PUMARINOCANDÁS.

«Hoy, es un día triste pero también alegre. Hoy, Rebeca cumpliría 25 años», acertó a decir su madre, Mari Paz Artime. La familia de la candasina fallecida a causa de un accidente de tráfico hace tres años eligió el día de ayer, en el que la joven habría cumplido un cuarto de siglo, para plantar un olivo y descubrir una placa conmemorativa en el cabo de San Antonio.

En el íntimo encuentro celebrado en honor a Rebeca Rodríguez Artime, fallecida a la edad de 18 años tras ser arrollada por un vehículo cuando se dirigía con sus amigos a las fiestas de Antromero, faltaba su padre. No fue capaz de ir. «Todavía no ha podido superar su pérdida», explicó Mari Paz.

La madre de Rebeca y sus muchos amigos descubrieron una pequeña placa que recuerda la fecha de nacimiento de la joven. Fue su hermano, Jonny Rodríguez Artime, quien procedió a plantar el olivo que la recordará en un lugar que ya se conoce como el parque de la memoria.

La trágica jornada en la que perdió la vida aún perdura en la memoria de los carreñenses y fue el motivo que impulsó a familiares y amigos de la joven a solicitar la autorización municipal para dejar constancia de este luctuoso hecho. De hecho, la comitiva estuvo acompañada por la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, y los ediles, Cecila Tascón y Manuel Noceda, así como el concejal del PP, Víctor García.

La propia alcaldesa dedicó unas palabras a quien fuera «la última víctima carreñense fallecida en circunstancias muy trágicas». Amelia Fernández explicó que «su familia y amistades tienen muy presente su recuerdo y hace un tiempo trasladaron al Consistorio su deseo de recordar lo que ocurrió, un fatal accidente de tráfico que segó una vida en plenitud».

Los familiares de la víctima, incidió, tienen además la intención de «concienciar para que no se repita». «A través de su caso quieren hacer un llamamiento a los jóvenes para que valoren, máxime cuando se van de fiesta, los riesgos de la conducción y la necesidad de mantener un comportamiento seguro y responsable al volante».

La norma que regula estos actos dice que árboles recordatorios como el solicitado se podrán plantar, previa autorización municipal, en lugares que determine en cada caso el Ayuntamiento, previo estudio en función de las necesidades de forestación y embellecimiento del municipio. También que tendrán un marcador que indicará, entre otras cosas, en memoria de quién se plantó y a quién rinde el homenaje, así como la fecha de su fallecimiento.