El paseo de Salinas no es para bicicletas

Un ciclista circula correctamente a pie con su bicicleta en el paseo marítimo de Salinas. / PATRICIA BREGÓN
Un ciclista circula correctamente a pie con su bicicleta en el paseo marítimo de Salinas. / PATRICIA BREGÓN

La Policía Local lanza una campaña en la que advierte de que no pueden circular por aceras

J. F. GALÁN SALINAS.

Las bicicletas no pueden circular por las aceras y el paseo de la playa de Salinas no es ninguna excepción. La Policía Local de Castrillón ha iniciado una nueva campaña con ánimo de concienciar a los ciclistas de que son vehículos y que como tales únicamente pueden circular por carreteras o carriles específicamente habilitados y están sujetos a las normas que dicta el Reglamento General de Circulación.

Aunque contravenirlo pude ser objeto de sanción, la directriz es imponerlas únicamente en caso de reincidencia o de incumplimiento de las instrucciones de los agentes. Es una campaña informativa centrada en el referido paseo, una zona exclusivamente peatonal en la que, sobremanera en verano, el ir y venir de ciclistas es habitual. Los agentes dan el alto y entregan un folleto que recoge los beneficios de utilizar la bicicleta como medio de transporte habitual y la forma de hacerlo con seguridad y sin infringir la normativa.

Además de recalcar que «han de circular por la calzada o el carril bici orillándose todo lo posible al lado derecho y, como máximo, en columna de a dos, nunca por aceras y paseos, espacios reservados exclusivamente para los peatones y respetando las normas y señales de tráfico», el folleto recuerda otros aspectos quizá menos conocidos, como la prohibición de utilizar auriculares o hablar por teléfono móvil mientras se pedalea y del uso obligatorio de casco en todas las vías para los menores de dieciséis años y únicamente en las interurbanas para los que superan dicha edad.

También incide en la obligatoriedad de señalizar cualquier maniobra y de utilizar alumbrado si se circula de noche o a través de túneles así como en las restricciones sobre bebidas alcohólicas y drogas. Los ciclistas están obligados a someterse a los preceptivos test, y en el caso del alcohol la tasa máxima es la misma que se aplica a los conductores en general, 0,25 miligramos por litro de aire espirado. Superarla conlleva una sanción administrativa y a partir de 0,6 miligramos se abre la vía penal.

Algunos ciclistas esgrimen que en el paseo de la playa de Salinas no hay señal alguna que prohiba circular en bicicletas. Demetrio López, jefe de la Policía Local de Castrillón, explica que «no es necesario, como tampoco hay que poner una señal que indique que los coches no pueden circular por las aceras o que no se puede estacionar en un arcén». Es más, añade, que hacerlo conduciría a la confusión. «Si se pone una señal de prohibido circular en bicicleta en una acera y en la de enfrente no, podría entenderse que en está última está permitido, cuando no podría ser así».

Ante cualquier duda, remite al Reglamento General de Circulación, «que deja claro que las bicicletas son vehículos y como tal han de tratarse. Lo que sucede es que hay desconocimiento».

A esa confusión contribuyen algunos ayuntamientos cuyas ordenanzas autorizan a circular en bicicleta por acera en determinadas situaciones. Los tribunales anulan de forma sistemática los artículos correspondientes de aquellas que han sido recurridas, dejando claro que las ordenanzas municipales tienen que adaptarse al reglamento General de Circulación, norma de mayor rango. Entre otros muchos aspectos también recoge que los ciclistas no pueden cruzar pasos de peatones salvo que echen pie a tierra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos