Pelayo el barquillero pide suspender la concentración del domingo en Salinas

Pelayo el barquillero pide suspender la concentración del domingo en Salinas
Guillermo Pelayo con sus barquillos en Trasona. / MARIETA

El barquillero avilesino insiste en que aún están en trámite los permisos con el Ayuntamiento y que la situación «se está desbordando»

S. G. AVILÉS.

Decenas de usuarios de Facebook iniciaron ayer la organización de una quedada en la plaza de Los Patos de Salinas como protesta «pacífica» y reconocimiento al trabajo de Guillermo Pelayo como barquillero, aunque ha sido este quien ha pedido que se suspenda la concentración al carecer aún de los permisos pertinentes del Ayuntamiento de Castrillón para la venta fuera de la temporada de verano.

El barquillero fue denunciado ante la Policía Local por un establecimientos hostelero de la zona. Los agentes se personaron y le pidieron que se identificase. Todo ello ante la mirada de vecinos y paseantes, que colgaron en las redes sociales la historia, lo que desató una ola de comentarios defendiendo el trabajo de Pelayo y criticando al local por la denuncia. «No quiero más follón. La situación se está desbordando, nunca pensé que pudiera pasar esto», afirmaba ayer a la vez que pedía «respeto» para todos. «No quiero que se nos perjudique a nosotros pero tampoco al local», pedía el popular barquillero.

Más información

Los usuarios decidieron dejar varios comentarios en los perfiles del establecimiento quejándose de su decisión y aunque los responsables insistían en no «tener nada que ver» las quejas no pararon. Lejos de eso, se formó un grupo en Facebook para defender Pelayo y organizar una quedada en Salinas. En esta página se hacía un llamamiento para que todo el que lo deseara se acercara a la plaza donde Guillermo Pelayo estaba vendiendo el pasado domingo para comer un barquillo junto a él.

«Es muy bonito ver las muestras de cariño pero no me gusta esta situación. Yo siempre me he dedicado a mi trabajo y lo único que quiero es vender barquillos, no polémicas», insistió el barquillero. Desde el Ayuntamiento se salió en defensa de ambas partes nada más se supo la repercusión de la denuncia alegando que «un error lo puede cometer cualquier».

«Ya se han arreglado los papeles para tener el permiso. Se paga por vender en verano pero cuando no ocupas suelo público fijo no tienes que pagar tasas el resto del año. El problema estaba en un error en la solicitud que se ha corregido y en unos días estará el permiso », explicaba ayer la mujer del barquillero.

 

Fotos

Vídeos