Herida una vecina de Candás al ser mordida por un perro en el muslo cuando practicaba 'running'

Vista de la pasarela metálica que discurre por la senda de El Tranqueru, escenario del incidente. / E. C.
Vista de la pasarela metálica que discurre por la senda de El Tranqueru, escenario del incidente. / E. C.

Pese a ir sujeto con una correa por una pareja, logró abalanzarse sobre su víctima, una 'runner' que tuvo que ser atendida en el Hospital de Jove

PEPE G.-PUMARINOCANDÁS.

Asturias registra un nuevo ataque canino. En esta ocasión ha ocurrido en el concejo de Carreño. Una vecina de Candás, C. B. N. M., fue mordida el pasado lunes por un perro cuando corría por la senda costera de El Tranqueru. Fuentes de la Policía Local, que intervino tras el incidente, indican que tuvo lugar sobre las seis y media de la tarde. La mujer practicaba 'running' por la pasarela cuando se cruzó con una pareja que paseaba a su perro y fue entonces cuando el animal se volvió contra la corredora y le mordió en el muslo de la pierna izquierda, causándole una herida profunda.

Debido a la hemorragia que le produjo la dentellada los policías que asistieron a la candasina decidieron dar aviso al Servicio de Emergencias del Principado. Pocos minutos después de su llamada, se desplazó hasta el lugar del suceso un equipo de socorristas de la playa de Carranques por ser el operativo sanitario más cercano y, equipados con un botiquín, frenaron la hemorragia y cauterizar la herida. No obstante, la víctima ante el aspecto que presentaban su pierna, optó por desplazarse hasta el Hospital de Jove, en Gijón, para que los médicos pudieran comprobar el alcance de las mismas.

Noticias relacionadas

Según consta en el informe policial, el animal iba sujeto con una correa por una pareja. Los propietarios de la mascota, que se dirigían a la urbanización de Xivares, donde residen, explicaron a los agentes que no eran los dueños del animal sino que era de un pariente recientemente fallecido y a raíz de este suceso familiar se habían hecho cargo del perro. El animal causante del ataque a la vecina de Candás fue objeto de un expediente por parte de la Policía Local que, pese a no tratarse de una raza especialmente agresiva, fue capaz de agredir a la corredora. Iba atado, pero no llevaba bozal.

Mayor control

El incidente ha tenido numerosas repercusiones entre los vecinos, que reclaman un mayor control a los dueños de los animales de compañía para garantizar la seguridad y evitar que se repitan nuevos ataques. Con todo, insisten en aumentar la vigilancia a los animales y advierten de que este tipo de sucesos son mucho más frecuentes en espacios como en el que se produjo este, en la senda de El Tranqueru, por donde discurren a diario centenares de paseantes, corredores, senderistas, ciclistas y deportistas.

A principios del mes de junio un perro de raza pitbull atacaba violentamente a una niña de cinco años en un domicilio de la calle Magnus Blikstad, en el barrio gijonés de Laviada causándole varias heridas, una de ellas en el cuello. Un mes antes, en la localidad valdesana de Barcia, una pequeña de cinco años acabó perdiendo una oreja tras el ataque de un labrador, ««El animal se le tiró al cuello y le atravesó el cráneo con los colmillos», describieron sus familiares.