Somos pide una tasación y un informe sobre el estado del Prendes para apoyar su compra

Fachada del teatro Prendes, en el centro de Candás. / P. G.-P.
Fachada del teatro Prendes, en el centro de Candás. / P. G.-P.

IU ve prioritario dedicar el remanente a la zona rural y el PP cree «irresponsable la operación cuando no se sabe qué va a pasar con la fábrica de Ortiz»

E. RODRÍGUEZ CANDÁS.

El gobierno local de Carreño sigue sin tener el apoyo explícito de los grupos de la Corporación para comprar el teatro Prendes con el 83% del remanente, lo que equivale a un millón de euros. El asunto se llevó ayer a la comisión de Hacienda, donde Somos condicionó su respaldo a «una tasación real, hecha por profesionales» y a la elaboración de «un informe técnico que determine en qué condiciones estructurales se encuentra el edificio con el fin de despejar cualquier duda antes de proceder con la operación».

Así lo manifestó el edil de la formación morada, Carolo López, quien subrayó la «necesidad, por encima de todo, de que las cosas se hagan bien, respetando a la propiedad en el proceso de una negociación transparente donde el resto de grupos estemos al corriente e, incluso, podamos participar». «La intención del PSOE -añadió- es liquidar el asunto esta semana, pero hay que hacer las cosas bien para no arrepentirnos después», afirmó el concejal de Somos, partidaria también de que se adquiera el cine Avenida, «que pertenece a la misma prioridad y daría mucho juego» a la oferta cultural.

El ejecutivo municipal (con seis ediles) necesita tres apoyos para tener mayoría. De momento, Somos (con cuatro concejales) lo condiciona e Izquierda Unida, con tres, ya ha advertido de que no se opone a la adquisición del teatro para que «sea de titularidad pública y siga prestando un servicio de calidad». Lo que sí rechaza es que la operación se haga con el remanente -que asciende en total a 1.200.000 euros-, pues desde su punto de vista, hay «necesidades más urgentes, como ampliar la red de saneamiento y mejorar los caminos y el alumbrado en la zona rural».

Lo indicó el edil Ángel García, que ayer no pudo asistir por motivos laborales, pero su compañero Juan Iglesias le puso al corriente del transcurso de la comisión. «1,2 millones de euros es una inversión de dinero público muy seria para cerrarla en veinte días y sin que, además, se vean beneficiados servicios públicos. Hay zonas donde no llega la presión de agua y el paseo marítimo también está sin reparar», añadió.

«Mejor pedir un crédito»

«Dado que el Ayuntamiento tiene deuda cero», IU es partidaria de solicitar un crédito extraordinario para financiar la adquisición del teatro Prendes en cuatro años. «No es algo que se tenga que hacer ahora. Se puede abordar en enero, en marzo... El Ayuntamiento tiene capacidad de endeudamiento. Hay que hacerlo con sentido común y con calma», manifestó García, también a favor de que se haga un estudio sobre el estado del edificio. «Ha sido una comisión vacía y torpe en la que el PSOE buscaba un acuerdo, pero sin tener encima de la mesa un acuerdo para cerrar».

Por su parte, el PP expresó su discrepancia a abordar en este momento la compra del Prendes, «cuando aún seguimos sin saber qué hacer con el edificio de Ortiz, que ya es de propiedad municipal y se han gastado en torno a 1,5 millones de euros».

El portavoz del grupo, José Ramón Fernández, calificó de «irresponsabilidad» afrontar la compra de un edificio que no es municipal « cuando no se sabe qué hacer con lo que ya forma parte de nuestro patrimonio». En línea con otras formaciones, apuntó que «reparar de manera definitiva el paseo marítimo y completar las obras de saneamiento y reparación de caminos rurales pendientes son necesidades mucho más acuciantes».

En el transcurso de la comisión, el PP planteó la modificación del impuesto de plusvalía, propuesta que llevará al Pleno ordinario del día 29. «Será allí donde veremos la voluntad del PSOE, Somos e IU de sumarse a nuestro planteamiento, en el sentido de que los contribuyentes no se vean afectados, a partir del 1 de enero, por el incremento, que será superior al 50% en caso de que no se compense la eliminación de la reducción que se está aplicando, ya que dejará de estar en vigor con el inicio de 2019». Según el PP, «sería vergonzoso que en un concejo como éste, con los ingresos que recibe de las grandes empresas que tributan aquí, se castigue a los vecinos con la puñalada trapera de aplicar una plusvalía abusiva». Su planteamiento es bajar el tipo de gravamen del 20% al 10%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos