Pillarno reforma su iglesia

Las manchas de la humedad se aprecian sin problemas, aunque no han dañado los murales de Espolita / PATRICIA BREGÓN
Las manchas de la humedad se aprecian sin problemas, aunque no han dañado los murales de Espolita / PATRICIA BREGÓN

Se pintará el exterior y el interior y se renovará toda la cubierta del templo | El nuevo párroco, Vicente Pañeda, informará a todos los vecinos en una asamblea durante la primera quincena de julio

FERNANDO DEL BUSTO PILLARNO.

La parroquia de San Cipriano de Pillarno abordará este verano un ambicioso proyecto de reforma integral del templo que impulsa el nuevo párroco, Vicente Pañeda, junto con la junta parroquial. Las líneas maestras de la intervención ya están definidas y el objetivo de Pañeda es celebrar una asamblea con los vecinos para explicar el alcance del proyecto. El encuentro se celebrará en el local de la Asociación de Vecinos de Pillarno a lo largo de la primera quincena de julio. La fecha aún no se ha cerrado.

Vicente Pañeda asumió el pasado enero la parroquia de Pillarno cuando su titular, Daniel Fernández-Díaz, se retiraba a la Casa Sacerdotal de Oviedo por motivos de salud. En principio, Pañeda se encargaría de la parroquia de manera temporal hasta el verano, si bien ya ha recibido la confirmación que incorporará su titularidad junto con San Miguel de Quiloño a Santa María Madre de la Iglesia de Piedras Blancas.

La carga de trabajo se aligera con el apoyo que está recibiendo de los fieles, formando una junta parroquial para colaborar en la gestión. «Pillarno es una localidad pequeña de población, pero con grandísimas personas», asegura el arzipreste avilesino.

En el templo, dos cosas sorprendieron a Pañeda. Por una parte, los murales de Gonzalo Espolita, que también había tenido en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Villalegre y, por otra, el deterioro de la cubierta, con problemas de humedades que afectan a las paredes, incluso con goteras. «Afortunadamente, las pinturas de Espolita se encuentran mejor que en Villalegre», explica.

El sacerdote planteó la necesidad de abordar una reforma integral del edificio que eliminase todos los problemas de humedades que sufre el templo. La intervención se completará con una nueva capa de pintura en el exterior del templo y también en el interior, donde es necesario subsanar los desperfectos de las humedades.

La inversión necesaria es de unos 75.000 euros, contando con una aportación aprobada por la Junta Económica del Arzobispado de 15.000 euros. Además, la parroquia gestiona con la diócesis la concesión de un préstamo a una entidad financiera para financiar las obras y cuya cuota deberá asumir la parroquia castrillonense.

«Ya he hablado con la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, que nos ha dado todas las facilidades necesarias; ahora tenemos que presentarle el proyecto definitivo», apuntó Vicente Pañeda.

De esta manera, si se cumple el calendario previsto, las obras podrían comenzar durante agosto o, a más tardar, en septiembre. La aspiración de Pañeda es que el próximo otoño, el templo cuente con una nueva cubierta para atajar de manera permanente sus problemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos