Pintadas y graffitis, principales desafíos del servicio municipal de limpieza

Pintadas y graffitis, principales desafíos del servicio municipal de limpieza

Representan el 36% de las incidencias denunciadas por los vecinos a través de la aplicación informática 'Línea Verde'

C. DEL RÍOPIEDRAS BLANCAS.

Los graffitis y las pintadas en muros, paredes y mobiliario urbano son lo que más molesta a los vecinos de Castrillón. Al menos, a los que tienen descargada la aplicación 'Línea Verde', que transmite de forma inmediata a los responsables municipales las deficiencias en la calle o en infraestructuras de titularidad pública. Hasta un 36% de las incidencias trasladadas al adjudicatario del servicio municipal de limpieza urbana (Daorje) tienen que ver con las pintadas y es Salinas el municipio en el que se encuentran la mayoría.

El principal problema de los graffitis o pintadas es el tiempo de respuesta hasta que se limpia. Desde que se recibe el aviso hasta que se actúa pasan más de dos meses. Lo peor es que apenas dura. Tan pronto el 'lienzo' recupera su estado original, el vandalismo vuelve a hacer de las suyas. En lo que va de año, se han denunciado 95 pintadas.

La limpieza viaria acapara también un considerable número de quejas que representa el 28%, pero sin embargo a los responsables municipales les llama poderosamente la atención las 42 (16%) relativas a la recogida de muebles y enseres. «Son un gran número de incidencias que no deberían producirse porque en el 90% de los contenedores hay una pegatina con el teléfono al que hay que llamar para avisar de la recogida, que también tiene habilitado un día concreto. Es una pena que no se siga este sencillo trámite porque estos enseres en la calle ofrecen una sensación de suciedad y la solución es muy sencilla», sostiene el concejal de Obras, Servicios y Medio Ambiente, Iván López Reguero. Además, debido a la planificación laboral de la empresa, la recogida puede demorarse hasta 25 días, según la estadística oficial.

Las incidencias comunicadas por los ciudadanos, cuya solución depende de la empresa adjudicataria de la limpieza urbana ascienden a 267 de un total de 1.539 en lo que va de año, lo que supone cuatro al día. La mayoría de ellas tienen que ver con el estado de aceras y calzadas, el alumbrado público o los parques y jardines y la solución va desde los 33 días en alumbrado a los cinco años que se puede tardar en solucionar algo en áreas recreativas.