La planta eléctrica con biomasa de El Sueve prevé crear treinta empleos

Zona entre Venta del Pobre, en Colunga, y Los Navales, en Villaviciosa, rodeada de masas forestales. / JUAN LLACA
Zona entre Venta del Pobre, en Colunga, y Los Navales, en Villaviciosa, rodeada de masas forestales. / JUAN LLACA

El promotor del proyecto, en el límite entre Colunga y Villaviciosa y con un coste de 3,3 millones, confía en el impulso de las renovables de la ministra

G. POMARADA COLUNGA.

La planta de generación de energía eléctrica a partir de biomasa en Colunga va tomando forma desde que la pasada primavera el Principado otorgase la autorización administrativa al proyecto, promovido por El Sueve Medioambiente S.L. La empresa tiene el plazo de un año para presentar el documento técnico de ejecución y en esa tarea se afanan actualmente, indica su responsable, Ángel Luis Merino, que recuerda que existe ya un anteproyecto.

Aparejada a la puesta en marcha de la planta, van las previsiones económicas, que cifran la inversión necesaria en más de 3,3 millones de euros. El empresario también ha hecho números en materia laboral y sostiene que la instalación de energía renovable permitirá crear diez empleos directos y otros veinte indirectos. «Es muy importante para Colunga, donde hay empleo cero», indica Merino, natural del concejo. De llegar a materializarse, el proyecto también tendría implicaciones en el vecino municipio de Villaviciosa, que alberga parte de los 30.000 metros cuadrados de fincas adquiridas por la compañía. La ubicación de los terrenos se encuentra al norte de la A-8 a su paso por la localidad colunguesa de Venta del Pobre, en el límite con la zona conocida como Los Navales. La intervención sobre la carretera de acceso, que conduce al pueblo de La Busta, entra también en los planes de Merino. «Se pretende mejorar el acceso directo desde la autovía, lo que favorecería el acceso a los pueblos», defiende.

En cuanto a la procedencia de la biomasa, la intención de El Sueve Medioambiente S. L. pasa por emplear los eucaliptos existentes en la misma área. «Se pensó en ese lugar por estar rodeado de masa forestal de eucalipto», explica el promotor. La estimación es que anualmente la planta consuma 11.200 toneladas de biomasa.

Los primeros movimientos de la empresa para implantar la planta de generación eléctrica con biomasa se remontan una década atrás, indica Merino, quien confía ahora en el impulso a las energías renovables de la nueva ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. «Cuando existían primas se presentaron algunos proyectos», indica el responsable. A pesar de que muchos nunca llegaron a materializarse, «yo sigo», sostiene. No obstante, su empeño -y la inversión de 3.340.000 euros- también requieren de incentivos públicos, «que exista una pequeña prima a los productores» de renovables, señala Merino. El suyo es el único proyecto de este tipo existente en la región, pues «no existe en Asturias ninguna planta de biomasa para producción de electricidad de un tamaño similar, dos megavatios eléctricos», indicaron desde la Consejería de Industria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos