«Hemos podido pescar mucho, desde chicharros hasta cabras o julias»

Los participantes cuentan sus capturas en tierra. / A. G.-O.
Los participantes cuentan sus capturas en tierra. / A. G.-O.

Treinta niños participan en un taller de pesca con el Club Marítimo de Luanco. Las capturas se donaron a la asociación 'Ningún niño sin cenar'

A. G.-OVIESLUANCO.

Una treintena de niños participaron ayer en el primer taller de iniciación a la pesca organizado por el Club Marítimo de Luanco. Ocho botes, con entre cuatro y cinco participantes cada uno, salieron a primera hora de la mañana del puerto deportivo rumbo a alta mar, donde los pequeños pudieron aprender nociones básicas, como colocar una anzuelo, diferenciar los tipos de pescado o limpiar las cañas.

La mañana transcurrió con tranquilidad, a pesar de que algunas embarcaciones tuvieron que volver a tierra para dejar a algún niño que se había mareado durante el viaje. Sobre las dos de la tarde, el resto de participantes regresaron a tierra, donde, con una enorme sonrisa, no dudaron en enseñarles orgullosamente a sus padres la pesca obtenida. «Hemos pescado muchísimo», aseguraban. Chicharros, cabras o julias formaban el enorme botín que el club donó posteriormente a la organización 'Ningún niño sin cenar', de Gijón.

«Ha sido todo un éxito. Hemos aceptado una treintena de inscripciones, pero podrían haber sido el cuádruple. Ha habido mucha demanda, pero las embarcaciones son las de los propios socios del club, que han participado como voluntarios en la actividad. Sin ellos no habría sido posible», explicó el presidente, Bejamín Álvarez. La entidad contó también con la colaboración de J.J. Artículos de Pesca y la Escuela de Vela de Luanco.