«No se pone en valor al comercio local, hay que fomentarlo»

Nuria González-Nuevo, concejala del PP. / OMAR ANTUÑA
Nuria González-Nuevo, concejala del PP. / OMAR ANTUÑA

«El reparto organizativo es injusto, Podemos podría haber ido de oyente a las comisiones si quería informarse»

SHEYLA GONZÁLEZPIEDRAS BLANCAS.

La número dos del PP de Castrillón es Nuria González-Nuevo. Ella misma se define como «muy social», una característica que le viene dada desde las diferentes vertientes de su carrera profesional. Hija de Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones, llega a la corporación como número dos del PP dispuesta a trabajar por «un Castrillón mejor».

-¿Quién es Nuria González-Nuevo?

-Madre, hermana, hija y mujer. Soy profesora de Servicios a la Comunidad interina, cada año un nuevo destino. Este año estoy feliz en el IES Isla de la Deva. También trabajo dentro de la animación sociocultural con mi propia empresa.

-¿Qué le motivó para adentrarse en la política?

-Soy una mente inquieta, vas viendo cosas que te llaman la atención y te vas imaginando lo que se podría llegar a hacer. Aunque si vamos a la realidad, mi padre está en política desde que yo era niña. Él era diputado del CDS cuando yo tenía pocos años. En el PP de Castrillón hay un ambiente muy bueno, vas a la Junta Local y te sientes como en casa.

-Lleva años en el partido. ¿Por qué dio el paso en estas elecciones?

-Me animaron. Eloy Alonso contó conmigo para ser secretaria del partido hace dos años. Dar el paso lo veía como de futuro, era de decir que lo vamos viendo. Al final me lo ofrecieron y decidí. Por mi parte, aporto todas mis ópticas profesionales para ponerlas al servicio de la ciudadanía. Soy de tres colectivos muy controvertidos: profesores, autónomos y ahora políticos.

-¿Cómo ve el trabajo de los próximos cuatro años?

-Nos toca labor de oposición que me parece muy importante porque da transparencia. Me gusta ese trabajo que ha venido haciendo el PP, me parece que ha sido constructivo. Ves gente que suele criticar pero no aporta, nosotros hacemos propuestas y soluciones.

-¿Pesará ser hija de Quiñones?

-Para mí es que es un orgullo. Me encanta la política y le veo utilidad gracias a lo que yo vi de él. Habrá gente que diga de todo, pero yo creo que hay que demostrarlo, yo si tengo algo es capacidad de trabajo.

-¿Le dio algún consejo?

-Especialmente no me dijo nada. Él está enfocado en que quiere jubilarse, sobre todo de la medicina porque la política le gusta, pero estaba ya en una época de cambio. Él siempre me pidió que mi trabajo fuera constructiva. Un consejo que siempre da mi padre y que a mí me gusta mucho es que lo mejor es enemigo de lo posible. A veces nos ahogamos por no hacer lo mejor pero en realidad hay que hacerlo lo mejor posible, en todos los sentidos.

-¿Será sencillo conciliar la política con el trabajo y la vida familiar?

-Tengo mucha capacidad de organización. Tengo muy buen horario en el instituto y eso me permite organizarme mejor. Además, las prioridades las tengo claras. Otra cosa importantísima son las personas, estoy rodeada de muchas personas estupendas en las que poder delegar.

-¿Hay algún área municipal que le interese especialmente?

-Me siento muy identificada con la parte de empresa, de dinamización comercial y toda la parte de servicios sociales o juventud. Todo lo que influye en generar posibilidades a las personas.

-¿Cómo se podría mejorar?

-Me gustaría poder contribuir a ayudar a que las personas emprendedoras puedan desarrollar sus proyectos y no se encuentren trabas, que se les faciliten los trámites. Lo que necesitan las personas es tener un trabajo para poder desarrollarse. Si tienen un camino para crear su vida les llega todo lo demás. No creo que se esté poniendo en valor tampoco al comercio local y hay que fomentarlo más. Hay que tenerles en cuenta y escucharles además de reducirles la carga fiscal.

-En su marcha Quiñones auguraba unos plenos más relajados, ¿piensa igual?

-Garrido-Quiñones fue una era que no se repetirá. Las teles no les conocen y no vieron los plenos sino se los llevaban de contertulios. Los plenos serán más tranquilos y ágiles. Nosotros intentaremos hacer oposición seria. Nuestros buenos resultados en las elecciones vienen de ese trabajo hecho los últimos años.

-Se opusieron el reparto organizativo de las comisiones, ¿por qué?

-El reparto es injusto. Tenían un acuerdo organizativo con Podemos y tuvieron que cumplir. No puede ser que el grupo mixto con dos concejales tengan dos representantes y Ciudadanos con dos ediles solo uno. O nosotros con siete tengamos la misma representación que el PSOE e IU. A eso tuvimos que oponernos porque se estaba descompensando. Podemos podría haber ido de oyente si quería informarse en las comisiones.