Premio al compromiso modélico

Angélica González, José Antonio Huerta, Ángeles Menéndez e Iván Fernández. / OMAR ANTUÑA
Angélica González, José Antonio Huerta, Ángeles Menéndez e Iván Fernández. / OMAR ANTUÑA

El Ayuntamiento de Corvera reconoce la trayectoria laboral y vital de seis Corveranos Ejemplares | La gala de entrega de los galardones se celebró en El Llar entre discursos emotivo, divertidos y reivindicativos

SHEYLA GONZÁLEZLAS VEGAS.

La gala de entrega de los premios a los Corveranos Ejemplares de este año se convirtió en un punto de encuentro donde el compromiso y la solidaridad fueron las tónicas predominantes. Los seis galardonados de este año tomaron sus asientos en el escenario de El Llar tras un miniconcierto de los profesores de la Escuela de Música local.

Pablo Menéndez, Bernardo Duarte, Israel Blanco, Charo Peña, Ángeles Menéndez y José Antonio Huerta fueron los protagonistas en el día de ayer. Todos recibieron sus galardones de manos del alcalde, Iván Fernández, y estuvieron arropados también por la representante de la comisión valoradora, Ángélica González. Entre el público estaban sus familias, amigos, conocidos y vecinos, que no dudaron en aplaudir sus trayectorias profesionales y vitales.

Discursos intensos, con puntos de humor pero, sobre todo reivindicativos. Bernardo Duarte, presidente de la Sociedad de Festejos y del Club Ciclista de Trasona, entre otros cargos, fue el primero en romper el hielo. «Con estas iniciativas te das cuenta de todo lo que has hecho», decía Duarte, que tenía un agradecimiento especial para su familia y para sus compañeros del tejido asociativo. «Yo solo soy hoy la cara visible pero somos muchos los que trabajamos en ello», recalcó.

La deportista y entrenadora Charo Peña fue la siguiente en ponerse frente al micro. «No te valoran las medallas, sino las ganas que pones al hacer las cosas», decía Peña, que lanzó un alegato reivindicativo, «me dijeron que lo dejara pero me planté y me negué. Mis entrenadores han tirado de mí y me han hecho ver que si quieres y te lo propones puedes hacerlo. El deporte me hace sentirme bien y viva».

Otro ejemplo de superación fue Israel Blanco, piloto de parabobsleigh y entrenador de balonmano. La emoción y los nervios tan solo le permitieron agradecer a su familia y amigos por el apoyo recibido. Aunque el investigador del Instituto Josep Carreras, Pablo Menéndez, confesó haber escrito los apuntes de su discurso sobre la gala, aprovechó el momento para poner en valor el trabajo de los científicos e investigadores. «Espero que el premio sirva para crear una comunidad donde se valore más la investigación y se premie la constancia y el esfuerzo».

Sin duda, los mayores aplausos fueron para Ángeles Menéndez y su hijo José Antonio Huerta 'Tono'. Su discurso rompió barreras huyendo de las discapacidades para centrarse en el potencial de las personas con autismo. «Ya es hora de que sean aceptados como ciudadanos de pleno derecho. La convivencia es necesaria y enriquecedora», decía Ángeles Menéndez, mientras 'Tono' terminaba la gala con un «gracias» y un «puxa Corvera».