El Principado asegura que mantendrá el comedor de La Canal el próximo curso

Varios padres, tras la reunión informativa mantenida ayer en el comedor del colegio. / A. G.-O.
Varios padres, tras la reunión informativa mantenida ayer en el comedor del colegio. / A. G.-O.

La Consejería de Educación propone sacar el servicio a licitación junto con el de otros centros escolares para animar a las empresas

ALICIA GARCÍA-OVIES LUANCO.

La Consejería de Educación y Cultura se ha comprometido a mantener el próximo curso el comedor escolar del colegio público La Canal de Luanco. El Principado pretende sacar a licitación el servicio en un pack junto a otros centros escolares de la región con el fin de animar a las empresas a presentarse al concurso y que éste no quede desierto, como ha ocurrido en esta ocasión. Hasta entonces, y durante los próximos meses, serán seis profesores voluntarios quienes se hagan cargo del servicio de vigilancia.

La directora del centro, Marta Prendes, y la presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), Arantxa Crespo, mantuvieron ayer una reunión con el director general de Planificación, Centros e Infraestructuras Educativas, Roberto Suárez, para conocer de primera mano qué iba a pasar con el comedor de cara al próximo curso. «Nos han dicho que ellos van a pelear hasta el final y que el comedor de La Canal va a seguir abierto. Ahora tenemos que esperar a que sigan los trámites lógicos de una licitación», explicó Crespo en una asamblea celebrada con los padres.

El Principado habría estado negociando hasta el último momento con la empresa encargada del servicio de vigilancia hasta el mes de diciembre, fecha en la que se debía renovar el contrato. «Por mucho dinero que pusieron sobre la mesa no quisieron seguir con el servicio. Desde la Consejería han hecho todo lo posible, incluso llamar directamente a las empresas con las que suelen trabajar. Ninguna quiere hacerse cargo de La Canal», lamentó Crespo. Al parecer, los conflictos laborales que la compañía anterior tiene con dos trabajadoras es la razón por la que se habría negado a continuar en el comedor luanquín.

«Ninguna empresa quiere hacerse cargo del servicio», lamentó la presidenta de la AMPA

Esa misma razón, según explicaron desde la Consejería a las representantes del colegio, sería la causa de que la licitación quedase desierta. «Hay conflictos laborales que generan gastos judiciales que a las empresas no les sale rentable. Generan más gastos que beneficios», trasladó la presidenta de la AMPA. Fue ante esta explicación cuando Cristina García y Ana Vila, las trabajadores afectadas, quisieron aclarar que «no existe ningún conflicto, solo estamos luchando por nuestros derechos». Ambas son fijas discontinuas y, según el convenio colectivo y una sentencia judicial, deben quedar subrogadas a la contrata para el servicio de comedor en las mismas condiciones que todas las anteriores.

La postura de las trabajadoras creó un tenso debate entre los padres asistentes, quienes quisieron dejar claro que apoyaban sus reclamaciones laborales, pero que era necesario que el comedor siguiese abierto. En este sentido mostraron su agradecimiento a los seis profesores voluntarios que se harán cargo de la vigilancia del comedor hasta fin de curso. «Nos hemos ofrecido voluntarios por el bien de los niños, pero ojalá se solucione vuestro problema laboral y todo vuelva a ser cómo antes», afirmó una de las educadoras.

El comedor del colegio público La Canal da servicio a más de un centenar de niños. «Tenemos que remar todos en la misma dirección. Vamos a ver cómo transcurren estos meses y si no, tendremos que ver cómo actuamos», afirmaron los padres tras la reunión.