Protestas por la «falta de seguridad» en la escuela infantil de Luanco

Aspecto de las obras de ampliación de las instalaciones. / P. G.-P.
Aspecto de las obras de ampliación de las instalaciones. / P. G.-P.

Los padres acusan al Consistorio del retraso en las obras de ampliación y critican la pérdida del espacio exterior para la zona de recreo

PEPE G.-PUMARINOLUANCO.

«A causa de las obras las cuidadoras tienen que poner pestillos de seguridad para que los niños no salgan del aula, porque de hacerlo saldrían directamente a la calle». Así explicaba ayer una madre la situación que atraviesa la escuela infantil de 0 a 3 años de Luanco. El comienzo del curso coincidió con el inicio de los trabajos de ampliación del centro, circunstancia que preocupa de manera especial al colectivo de padres y madres, quienes consideran que es «muy complicado» compatibilizar la actividad escolar con las obras.

«Vaya por delante que defendemos la necesidad de ampliar las instalaciones, pero la construcción de las nuevas aulas podría haber comenzado antes del inicio del curso para que al menos estuvieran avanzados los trabajos los trabajos de cimentación, que son los que más alteran la actividad docente», explican. Los padres afectados dirigen sus críticas hacia el Ayuntamiento por lo que consideran «una falta de previsión».

Sin director del centro

Además de las «deficiencias de seguridad», este colectivo también muestra su disconformidad con otras cuestiones relacionadas con el proyecto de ampliación. «En una reunión, el alcalde de Gozón nos trasladó algunas de las exigencias técnicas que fija la ley con respecto a los equipamientos de estas escuelas. Una de ellas fue que deberían estar dotadas de un espacio exterior para el recreo, pero observamos que el terreno disponible para las nuevas aulas ocupa toda la parcela, por lo que no se podrá disponer de una zona de recreo», señalan. Protestan, asimismo, porque «a cuatro días del inicio del curso las instalaciones carecían de agua y gas, disponiendo únicamente del suministro provisional otorgado a las obras», un asunto ya solucionado. El plazo de ejecución de los trabajos es de cuatro meses, por lo que no finalizarán hasta enero.

Por el momento, además, el centro carece de director o directora, «lo que nos parece una absoluta dejadez por parte de las administraciones», reprocha el colectivo de padres y madres de alumnos.