El PSOE convoca una comisión para investigar la propuesta de 'engordar' facturas municipales

Gabriel Rodríguez. /  P. G.-P.
Gabriel Rodríguez. / P. G.-P.

Una proveedora afirma que en marzo incluyó la recogida de dos perros abandonados en Carreño, un servicio que no realizó, animada por Rodríguez

A. G.-OVIES CANDÁS.

El PSOE de Carreño convocará la próxima semana una comisión informativa con el resto de grupos políticos de la Corporación para presentarles la documentación y los expedientes municipales de cada uno de los perros recogidos por la guardería canina cuya propietaria defiende que el teniente alcalde, Gabriel Rodríguez, le animó a 'engordar' facturas para hacer frente a la deuda contraída con ella por prestar este servicio. El equipo de gobierno pretende así demostrar que no existe ningún tipo de irregularidad en el proceso y que todo se desarrolló dentro de la ley. En este sentido, desde el equipo de gobierno han dado instrucciones a la Intervención municipal para comprobar la concordancia de los datos de las facturas emitidas.

La propietaria de la guardería, Ángeles Sánchez, explicó ayer que en la factura emitida el pasado mes de marzo llegó a incluir la recogida de dos perros inexistentes, como le había aconsejado el concejal en una conversación mantenida a finales de febrero. En la grabación realizada ese día por la propia afectada se puede escuchar a Rodríguez diciéndole que «todo lo que te suponga de intereses -refiriéndose a la línea de crédito solicitada por ella para hacer frente a los gastos contraídos ante el impago municipal- y si quieres más, lo cuadramos como perros». «No tengo nada que ocultar. Lo que se está contando es todo verdad. Pedí, en muchas ocasiones, que nos coordinásemos entre todas las partes implicadas (Policía, Ayuntamiento, clínica y guardería), pero nunca se realizó esa reunión. Llegamos a recibir más de una veintena de perros abandonados y omos un negocio pequeño», cuenta.

El Ayuntamiento debe a esta empresa 15.700 euros correspondientes al servicio ofrecido de agosto a noviembre del año pasado. Según explican desde el equipo de gobierno, la causa de este impago se debe a que «hubo más abandonos que presupuesto inicialmente destinado para su alojamiento y manutención. Debido a ello, quedaron facturas sin vinculación». El PSOE llegó a llevar hasta en dos ocasiones estas cuentas al Pleno como reconocimiento extra judicial sin lograr el apoyo del resto de la oposición.

«El gobierno local no es dueño del dinero municipal y debe ajustarse a la legalidad para efectuar los pago. La guardería y resto de proveedores aún no cobraron porque así se aprobó en el Pleno. No pagarle no es un capricho», indican desde el PSOE y acusan al PP de «judicializar la política local».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos