El PSOE suspende al edil praviano Diego Cuervo, acusado de homicidio imprudente

Diego Cuervo. /  LVA
Diego Cuervo. / LVA

El alcalde le retira sus competencias y su retribución como liberado, y el concejal se compromete a abandonar el acta

RUTH ARIAS PRAVIA.

El concejal de Economía, Turismo y Desarrollo Rural de Pravia Diego Cuervo Menes, abandonará el cargo y todas sus responsabilidades municipales, incluido el acta, debido a su situación judicial. El edil está acusado de homicidio imprudente por la muerte de un vecino del concejo ocurrida el 23 de julio del año pasado en el que se vio implicado, arrojando además una tasa de alcoholemia de 0,86 miligramos por litro de aire espirado, cuando el límite se encuentra en 0,25.

En las últimas semanas se han producido varias reuniones entre la Agrupación Socialista de Pravia y la Federación Socialista Asturiana con el propio Cuervo, y finalmente se ha acordado la suspensión de sus competencias delegadas. Es decir, dejará de tener responsabilidad alguna de gobierno a partir de ahora.

Al mismo tiempo, Cuervo perderá también su retribución como concejal liberado, que se hará efectiva en el próximo Pleno. Además, según asegura el gobierno municipal, «el edil ha manifestado su ánimo de posteriormente entregar su acta de concejal y abandonar así el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Pravia».

«Las medidas se circunscriben al Código Ético del Partido Socialista», señalan

Este abandono había sido reclamado por algunos partidos, que consideraban insostenible la situación de Cuervo. El edil estuvo alrededor de un año apartado de la vida municipal, a la que se reincorporó el pasado mes de agosto. Esto fue criticado por algunos grupos, sobre todo tras conocerse que tanto la Fiscalía como la acusación particular le acusaban de homicidio imprudente relacionado con la seguridad vial, y pedían para él una pena de cuatro años de prisión además de otros seis de retirada del carné de conducir.

El PSOE de Pravia argumentó en su día que esperaría a que hubiera una decisión judicial para actuar, pero finalmente ha forzado el cese del concejal Diego Cuervo, retirándole sus atribuciones, su sueldo y acordando incluso la entrega del acta. «Estas medidas se circunscriben al código ético del Partido Socialista, y han sido acordadas por las partes en función del mismo, siendo el concejal consciente de que la no resolución definitiva del proceso en el que se encuentra podría perjudicar tanto a la institución que representa como al propio partido», señalan, destacando «la voluntad de Cuervo de no perjudicar al Ayuntamiento ni al partido».

A pesar de la presión de la oposición, el PSOE asegura que la decisión se ha tomado «en función de los criterios de funcionamiento que los socialistas nos autoexigimos», y aseguran que el cese no ha sido provocado «oír las lecciones de ética que desde algunos partidos se han pretendido vender».

La oposición

Los socialistas piden que las situaciones personales «se traten como tal», y piden que «en ningún caso se utilicen de manera zafia para hacer política». En este sentido arremeten especialmente contra el Partido Popular, el que más crítico ha sido en este asunto, y agradece en cambio la actitud de Izquierda Unida, Foro y Podemos por «su respeto a esta situación personal, teniendo en cuenta que han sido escrupulosos en las formas y sensibles a una situación tan delicada.

Ciudadanos ha aplaudido la decisión, aunque considera que llega «muy tarde», y que esta debía haberse producido de forma inmediata tras el accidente. Recuerdan además que es el segundo miembro del gobierno local que abandona la corporación por motivos relacionados con la justicia, tras la dimisión del exalcalde, Antonio de Luis, condenado por el caso de los parquímetros.