Un raposu, de paseo por Corvera