«No saber si está lleno», la queja principal sobre el contenedor orgánico en Candás

En primer término, un contenedor fijo destinado a residuos orgánicos en Candás. / P. G.-P.
En primer término, un contenedor fijo destinado a residuos orgánicos en Candás. / P. G.-P.

La asociación vecinal pide a Cogersa que intensifique la recogida y que el cubo negro vuelva a las calles a diario

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

El programa piloto para separar los residuos orgánicos en Candás presenta algunos inconvenientes como problemas derivados de las cerraduras con llave de los contenedores fijos. Así lo consideran los usuarios de estos nuevos recipientes y así se refleja en el sondeo realizado por la Asociación Vecinal de Candás. En ese documento se recogen todas las dudas, problemas, sugerencias y demás apreciaciones que se han dado en el inicio de este proyecto y que han sido trasladados al Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (Cogersa).

La campaña del cubo marrón llegó a Candás el pasado septiembre para gestionar este tipo de biorresiduos en colaboración con el Ayuntamiento de Carreño. De este modo los contenedores marrones se colocaban en la villa los martes y los viernes, además de otros fijos con un nuevo mecanismo de cierre para el que se facilitaron las llaves especiales a todos los usuarios que lo solicitaron.

Ahora, ocho meses después, Cogersa ha llevado a cabo una campaña informativa para recoger los diferentes problemas que plantea esta experiencia piloto de cara a su aplicación en el resto de Asturias. El resultado de la misma es que la respuesta vecinal ha sido positiva, aunque se aprecian ciertos problemas, especialmente en el uso de los contenedores fijos. Según el sondeo de la entidad vecinal, el primero de todos es desconocer cuándo están llenos y piden intensificar el servicio de recogida.

Las cerraduras también siembran dudas. Los vecinos entienden que al estar expuesto el sistema a las inclemencias del tiempo, puede que queden inutilizadas y para evitarlo proponen una alternativa, como que el dispositivo de apertura se pueda realizar con el empleo de una tarjeta ciudadana. Asimismo ven necesario que el cubo negro vuelva a determinadas calles a diario y también disponer de un recipiente especial para los pañales.

Valoración de la consulta

La respuesta ofrecida desde Cogersa a la asociación vecinal no ha sido muy concluyente, aunque hace hincapié en que el motivo de la misma no es otro que «analizar» la problemática surgida con la finalidad de mejorar el servicio. Inicialmente, el consorcio se comprometió a habilitar contenedores (cerrados con llave) para la recogida de pañales será una realidad en un corto plazo de tiempo y mejorar la colocación de los recipientes a lo largo de la villa de Candás.

En cuanto a la limpieza de los contenedores, Cogersa señaló que «es un aspecto evaluado en la prueba». También que «actualmente está prevista una frecuencia mensual, revisable. La buena praxis de disposición en bolsas de los residuos facilitará que los recipientes se ensucien menos y se revisarán las rutas y la frecuencias de recogidas de los cubos marrones y negros».