La salud se cuida a orillas del mar

Usuarios de la residencia de mayores de Lastres, con voluntarios de Cruz Roja en Rodiles. / FOTOS: A. G.-O.
Usuarios de la residencia de mayores de Lastres, con voluntarios de Cruz Roja en Rodiles. / FOTOS: A. G.-O.

Por primera vez, la asamblea local pone a disposición de las residencias de mayores de la zona un transporte adaptado Cruz Roja inicia en Rodiles un programa para tomar las biomedidas de los bañistas

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Cruz Roja ha convertido el acceso a Rodiles en una pequeña sala médica. A las dos sillas 'anfibuggy' y a las múltiples muletas que daban la bienvenida a los usuarios en años anteriores han sumado un peso, un tensiómetro y una máquina para tomar la altura de los bañistas. La asamblea local ha puesto en marcha por primera vez este verano el programa 'Salud constante', en el que ofrecen a la persona interesada la posibilidad de conocer en pocos minutos sus biomedidas: peso, altura y tensión. Una apuesta por la salud a orillas de la playa que ha tenido una gran acogida entre vecinos y turistas.

Hasta el momento, más de medio centenar de personas han disfrutado de este servicio que se puso en marcha por primera vez el pasado 1 de agosto. «Principalmente vienen personas mayores. Hay mucha gente que se encuentra un poco mareada, quizás a causa del calor, y te piden que les tomes la tensión para quedarse más tranquilos», explica Rebeca Olagaray, responsable del programa.

Cada día, a través de la megafonía del arenal, Olagaray se encarga de anunciar en varias ocasiones a todos los usuarios de Rodiles los servicios que oferta este verano la organización humanitaria, entre ellos, la toma de biomedidas. Los voluntarios se encargan no solo de comprobar los datos, sino que aconsejan a los bañistas en caso de que éstos se salgan un poco de los límites establecidos. Así lo pudo comprobar esta semana Simón Gallego. «La tienes un poco baja. ¿Siempre es así?», le preguntaron tras tomarle la tensión.

El servicio ha contado ya con la participación de medio centenar de usuarios mayores

Este vecino de Lastres pudo, no solo comprobar sus biomedidas, sino también conocer de primera mano otro de los servicios puestos en marcha como novedad este verano. Cruz Roja ha habilitado un transporte adaptado que ha puesto a disposición de asociaciones y residencias de la zona. De esta forma, facilitan a los usuarios de estos centros la posibilidad de disfrutar de un día de playa. Se trata de algo que de otra forma, quizás, no podrían realizar. En concreto, se encargan de ir a recogerlos y acompañarlos durante el tiempo que dure la salida.

«Es la única posibilidad que tenemos de acercar a los usuarios, que siempre han vivido cerca del mar, hasta la playa. Nosotros no contamos con los medios suficientes para hacerlo», advierte Isabel Fernández, trabajadora social del Centro Polivalente de Recursos de Lastres, gestionado por el organismo autónomo Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias (ERA). Para los usuarios, que ya han disfrutado de una escapada a Rodiles hasta en dos ocasiones, este servicio es un modo de escape de su día a día. «Ya estuve la semana pasada y si hay para la próxima volveré», afirma Gallego.

A estos dos nuevos programas, que se desarrollan de miércoles a domingo, se suma, como en veranos anteriores, la posibilidad de solicitar la cesión de muletas o un anfibuggy. «Hay muchas personas que nos piden que vengamos toda la semana, sobre todo para el uso del anfibuggy y no hay nada que nos gustase más. Este año ya hemos incrementando un día más de cobertura respecto a los años anteriores», apunta Olagaray.

 

Fotos

Vídeos