Los 'sombreros viajeros' de Candanal contribuyen a la lucha contra el cáncer

Miembros de la comisión de festejos lucen los sombreros. / E. C.
Miembros de la comisión de festejos lucen los sombreros. / E. C.

La comisión de festejos dona la recaudación de la venta de estos accesorios, que se han convertido en un indispensable en las fiestas locales

A. G.-OVIESVILLAVICIOSA.

La comisión de festejos de Candanal comenzó hace cuatro años a vender sombreros con motivo de las fiestas locales. El objetivo era tener una línea más de recaudación de cara a financiar las actividades del siguiente año. Poco a poco el accesorio fue cogiendo fama y muchos eran los que enviaban fotos de sus viajes con este nuevo acompañante. Su fama fue tal, que desde la entidad decidieron crear una sección en el porfolio con sus peripecias, llamándolo el 'sombrero viajero'. En él van publicando las instantáneas que les llegan desde todas partes del mundo, el Cañón del Colorado, Cuba, México... así como de gran parte de España y el Principado.

«Empezamos un año a ponerlos a la venta durante las fiestas para recaudar fondos y la gente cada vez nos demandaba más. Empezaron a mandarnos fotos y decidimos publicarlas. A la gente le presta mucho verse al año siguiente en el porfolio. Siempre están esperando por ellos», aseguran los miembros de la comisión.

Este año desde la entidad decidieron ir un paso más allá y darle a estos sombreros un carácter solidario. Por ello donaron la recaudación a la Asociación Española Contra el Cáncer. «Varios de los miembros de la comisión tenían casos que les tocaban de cerca, por eso nos decidimos por esa causa», explican. A la venta pusieron en esta ocasión 150 sombreros, lo que supuso una recaudación de casi 500 euros, que ya han entregado en las oficinas de Gijón. Además, en esta ocasión el accesorio fue de color rosa. «No descartamos volver a hacerlo el año que viene», aseguran.

Las fiestas de Candanal se celebraron este año entre el 12 y el 15 de julio. Como en ocasiones anteriores, no faltó en la programación la degustación de sardinas, los juegos infantiles o la tercera calderetada de pulpo, que cada vez reúne a un mayor número de asistentes. También hubo exposición de vehículos clásicos, una paellada y una jira campestre como fin de fiestas.