El techo de uno de los baños del Infanta Leonor se viene abajo por las filtraciones

El falso techo del baño de los profesores se vino abajo el fin de semana. / LVA
El falso techo del baño de los profesores se vino abajo el fin de semana. / LVA

El Ayuntamiento se hará cargo de los trabajos, aunque previamente inspeccionará la zona para detectar nuevos posibles derrumbes

SHEYLA GONZÁLEZPIEDRAS BLANCAS.

La Escuela Infanta Leonor de Piedras Blancas sufrió ayer un nuevo derrumbe. En esta ocasión se vino abajo el falso techo de uno de los baños del centro, cerrado este mes durante el periodo vacacional. Se trata del aseo de profesores y el origen del problema estaría en filtraciones de agua, aunque ahora queda por determinar su fuente.

El Ayuntamiento de Castrillón ya se ha puesto manos a la obra para intentar atajar el problema y que el centro esté en perfectas condiciones en septiembre. El servicio de Obras realizó ayer una primera inspección para conocer las causas del derrumbe y buscar una solución. «Está previsto que los operarios vuelvan hoy para revisar todo el falso techo por si hubiera más zonas dañadas», comentó ayer el concejal de Obras y Medio Ambiente, Iván José López.

Se desconoce, por el momento, si el tejado del colegio es la fuente de la que manó el agua que causó este derrumbe. «Era más de lo que se pensaba en un momento. Primero hay que quitar los escombros y después buscar el origen. No sabemos si es por la cubierta o por problemas en las tuberías», comentó.

Las obras las ejecutará el Consistorio, encargado de los trabajos de mantenimiento de la escuela. «No vamos a empezar a discutir si es el Ayuntamiento o el Principado el que tiene que hacerse cargo de la obra, porque septiembre se nos hecha encima y esto hay que solucionarlo», puntualizó el concejal.

La escuela Infanta Leonor lleva varios años esperando la renovación de su cubierta, que debe ser ejecutada por el Principado como titular del inmueble. La partida se incluyó en las cuentas regionales pero no llegó a ejecutarse. El año pasado se reservaron algo más de 50.000 euros para este proyecto, que ha sido muy reclamado por toda la comunidad educativa, tanto profesorado como las familias.