El 92% de los trabajadores municipales pasa frío dentro de la Casa Consistorial

Dependencias interiores del Ayuntamiento de Castrillón. / MARIETA
Dependencias interiores del Ayuntamiento de Castrillón. / MARIETA

El informe técnico encargado desvela que el sistema de climatización no está legalizado, por lo que el proyecto deberá partir de cero

S. GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

Los problemas de climatización de la Casa Consistorial de Castrillón vienen siendo constantes, da igual la temporada del año. Los desajustes de temperatura que sufren tanto los trabajadores municipales como los representantes políticos han llevado al Ayuntamiento a encargar un estudio sobre el sistema de climatización. El informe, elaborado por Rebollo Ingenieros, propone una alternativa para sustituir la actual instalación por una más efectiva, que costaría 766.756 euros.

El documento, que ya se ha finalizado y entregado tanto al departamento de Obras como al equipo de gobierno de IU, plantea un segundo problema, que no está legalizado. El sistema de climatización de la Casa Consistorial, que se instaló en el momento de la construcción, nunca se dio de alta en Industria. «Al no estar legalizada la instalación en Industria, es como si no existiese, por lo que hay que partir de cero, y diseñar una nueva instalación que cumpla los parámetros exigidos en la actualidad», destacan los ingenieros.

Partiendo de esa base, han elaborado un proyecto que pondría solución a los problemas de frío o calor que se sufren en el interior del edificio. Este se ha desarrollado en base a una encuesta realizada a 41 trabajadores del Ayuntamiento que tienen sus mesas o despachos en el edificio. De todos estos el 92% revela que pasan frío a lo largo de la jornada laboral. Es más, el 70% dice seguir con la misma sensación al finalizar el día.

Sustituir la instalación por una más efectiva supondrá un coste de unos 766.000 euros

Problemas en el atrio

En el proyecto para cambia el sistema, los técnicos han focalizado la resolución de los problemas en la zona del atrio, que «provoca fuga de calor en invierno hacia arriba, y exceso de calor en verano», inciden. Por otro lado, se presta especial atención al control de soleamiento en planta primera y segunda en zona oeste, donde además se encuentra el personal con mayor probabilidad de trabajar por las tardes. También se propone añadir control del soleamiento en la zona de alcaldía que «según nos comentan los vidrios en curva hacen un efecto lupa, concentrando el calor hacia el interior», refleja el estudio, que indica que la programación de los nuevos equipos irá dirigida a evitar la sensación de frío a primera hora de la mañana en invierno, y a corregir la sensación de sequedad tan extendida.

En sus conclusiones insisten en que «para proceder a la legalización de la instalación y conseguir un grado de confort óptimo hay que renovar completamente el sistema existente, las unidades de ventilación y climatización existentes, las bombas de calor, los conductos y los elementos de difusión retirándolo todo e instalando todo nuevo acorde a la reglamentación en vigor», todo ello evitando los menores problemas al tratarse de un edificio en uso.

 

Fotos

Vídeos