Los vecinos de Careñes, divididos por el Plan Especial

A. G.-O. VILLAVICIOSA.

La asociación de vecinos de Careñes-Villaverde trabajó en los últimos años por conseguir la legalización de una decena de casas que habían sido construidas en una zona costera, donde posteriormente la normativa prohibiría edificar. Una situación que el Ayuntamiento se ha propuesto solventar, pero que no es del agrado del conjunto de los residentes. «No todos estaban de acuerdo con que se revolviese el tema. Había vecinos que decían que ya eran legales, pero había que saber en qué situación se encontraban esas viviendas», explica el presidente, Tino Palacio.

A pesar de la división de opiniones entre los vecinos, para la asociación vecinal esta decisión del equipo de gobierno es positiva, «aunque no todos estaban de acuerdo. La mayoría sí y había que hacer algo». El marco normativo elaborado por los técnicos municipales marcará las pautas que deberán seguir los propietarios una vez aprobado el Plan Especial de Áreas Degradadas por la Edificiación (PEADE). Según Palacio, «muchos deberán tirar tendejones que si se encuentran ilegales». Además, la normativa se especificará cómo deberá ser el levantamiento de los cierres ganaderos o la utilización de vehículos en explotaciones agrarias, entre otras cuestiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos