Los vecinos de Quintes advierten de carreras ilegales en la parroquia

Marcas de neumáticos en el cruce entre la VV-2 y la carretera de acceso a playa España. / A. G.-O.
Marcas de neumáticos en el cruce entre la VV-2 y la carretera de acceso a playa España. / A. G.-O.

Un grupo de jóvenes habría aprovechado las noches para circular por sus vías a grandes velocidades y de forma temeraria

ALICIA GARCÍA-OVIESVILLAVICIOSA.

Las carreteras de Quintes han amanecido en los últimos días con numerosas marcas de neumáticos causadas, al parecer, por un grupo de jóvenes que aprovechan las noches para circular de forma temeraria y a grandes velocidades por la parroquia. Una práctica que no es la primera vez que se da en la zona, donde en varias ocasiones han advertido de la peligrosidad que suponen este tipo de actuaciones, no solo para quienes las realizan sino para el resto de conductores y peatones que puedan cruzarse con ellos. «Al final ponen en riesgo la vida de los demás», critican.

Los vecinos llevan avisando de estas prácticas desde hace varios días y han tenido que solicitar incluso la presencia de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Aún así, reconocen la dificultad a la hora de detenerlos, ya que es necesario encontrarlos en ese momento cometiendo la infracción o tener una prueba clara de la misma. Al parecer, la madrugada del sábado al domingo, este grupo de jóvenes se habría dedicado a circular a gran velocidad por la zona de playa España. Asimismo, en el cruce de la iglesia, frente al bar Casa Kilo, son visibles las marcas que dejaron los neumáticos de un coche alrededor de una farola después de que se realizasen hasta cuatro trompos.

Más información

Estas no serían las únicas veces que dichos conductores han circulado de forma temeraria por la parroquia en lo que va de verano. Hace tan solo unas semanas, coincidiendo con las fiestas de Santa Ana, habrían tenido lugar varias carreras ilegales en la parroquia. Unos hechos que los vecinos se niegan a relacionar con los festejos. «Son hechos puntuales que nada tienen que ver», aseguran.

Esta no es la primera vez que en la zona se llevan a cabo este tipo de prácticas. En el límite del concejo maliayo con el barrio del Infanzón, perteneciente a Gijón, los conductores se han cruzado en más de una ocasión con vehículos a grandes velocidades y compitiendo en carreras ilegales. El municipio gijonés es de los más afectados por esta situación. La Policía Local y la Guardia Civil han detenido a lo largo de los años a numerosos infractores, movilizado coches tuneados e impedido, incluso, la celebración de este tipo de eventos al interceptar a los participantes. Su intensa labor permitió frenar durante varios meses estos delitos.

La circulación en la parroquia de Quintes está limitada a 60 kilómetros por hora en la vía principal, aunque es habitual ver a coches a más velocidad de la permitida, aunque nada tan peligroso como las prácticas de las últimas noches. «Creen que es una diversión, pero al final no se dan cuenta de que son un peligro, tanto para ellos mismos como para los demás. Si por hacer el tonto tienen un accidente es su problema, pero si se cruzan con otro conductor la cosa puede llegar a ser más grave», afirman.

Presencia de quads

Por su parte, a la asociación vecinal han llegado también numerosas quejas por la presencia de quads en la parroquia. Al parecer, estos vehículos pertenecerían a una empresa de Gijón que hace rutas por la zona durante los meses de verano. El problema principal, apuntan, «es que circulan por praos y caminos causando destrozos. Desconocemos el nombre de la empresa, pero en el caso de que siga sucediendo deberemos tomar alguna medida como asociación».