Los vecinos de la urbanización de La Oliva piden mejorar toda la calle

Javier Sirvente, junto a otro vecino de la urbanización. / A. G.-O.
Javier Sirvente, junto a otro vecino de la urbanización. / A. G.-O.

Los residentes del tramo que va desde la N-632 hasta Doctor Pando Valle reivindican que el proyecto recoja toda la vía y no solo una parte

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de Reestructuración Bancaria (Sareb) iniciará en las próximas semanas las obras de rehabilitación de la calle La Oliva, en el tramo que va desde la N-632 hasta Pedro Pidal Arroyo. La noticia, anunciada esta semana por el Ayuntamiento, sorprendió a los vecinos de la urbanización residencial que viven en la misma vía, pero entre la nacional y Doctor Pando Valle donde, en un principio, no llegarán las obras. «Llevamos 14 años peleando para que se realicen mejoras en la calle. Nuestra sorpresa llega al ver que se va a hacer un tramo, pero el nuestro no. En esta zona vivimos más de 200 personas», explica Manuel de la Llana.

La carretera N-632 atraviesa la calle de La Oliva, que queda dividida en dos zonas diferenciadas. Las futuras obras de reurbanización beneficiarán a la parte derecha, que va hasta Pedro Pidal Arroyo (antigua carretera de Oviedo). Por su parte, la parte izquierda quedará en el mismo estado. «El asfalto está desgastado y lleno de baches. No se arregló desde que se hizo hace más de una década», critica De la Llana. Además, las recientes obras de los estanques de tormenta han obligado a levantar parte de la vía. «La acera no ha quedado del todo bien y el muro de contención del edificio es más estrecho que antes», asegura Javier Sirvente.

Una de las principales reivindicaciones de los vecinos desde hace años es la finalización de la calle hacia Doctor Pando. En la actualidad, existe un paso provisional que se abrió hace unos meses para permitir la circulación de los camiones de la obra de los pozos de tormentas. «La obra ya ha finalizado en esta zona y aún así el paso sigue abierto. Si el Ayuntamiento no quiere finalizar la calle, por lo menos que lo cierren porque ahora pasan por ahí todo tipo de vehículos», critican.

Esta vía provisional divide una finca que, según relatan los vecinos, se utiliza como desguace. «Aquí vienen a parar todos los coches abandonados. Además, aparcan varios camiones y todos los días a las cuatro de la madrugada tenemos que aguantar el ruido del motor», relatan. Por si esto fuera poco, añaden que han tenido que enviar un escrito al Ayuntamiento solicitando que tomen medidas para que se limpie la parcela adyacente, donde se ubica el parque de bomberos. «Hablan de arreglar La Oliva porque es la entrada a la Villa, pero nosotros estamos junto a la estación de autobuses y esto es lo primero que ven», recuerdan.

Por su parte, el alcalde, Alejandro Vega, explicó que dicha parcela es de titularidad privada, aunque una parte está cedida al Ayuntamiento y otra ha sido embargada por un banco. Aún así, añade, «el gobierno municipal tiene previsto abrir la calle a través de ejecución subsidiaria». La medida será incluida en los presupuestos de este año. «Urbanizar el otro lado de La Oliva era lo más difícil y la mayor amenaza para las arcas públicas, ya que es necesario una inversión superior al millón de euros. Nuestra idea es mejorar toda la calle y El Salín, que lo necesitan desde hace años», asegura.