«Volvimos a nacer, aún estoy asustada»

Una grúa tuvo que retirar el el turismo del interior de la parcela. /LVA
Una grúa tuvo que retirar el el turismo del interior de la parcela. / LVA

Josefina y José Ramón se recuperan del susto tras ver como un turismo se empotraba contra su vivienda en la noche del jueves

SHEYLA GONZÁLEZ

Josefina y José Ramón vivieron la noche del jueves el susto más grande de sus vidas del que ayer aún no estaban repuestos. Un coche se empotraba en su jardín a las diez de la noche, quedando a escasos centímetros de donde ellos estaban junto a su hija y otro familiar. «Volvimos a nacer, aún estoy asustada», decía Josefina ayer.

Era la primera vez que vivían una escena así y no lo olvidarán nunca. Se encontraban en el porche de su vivienda, en la zona trasera, donde tienen instalada la barbacoa y una pequeña zona de juegos. De repente un coche aparecía en su jardín. «Venía rebotado, como de lado. Tuvo un toque con otro vehículo un poco más arriba y entró de frente hacia la casa», relataba José Ramón.

El vehículo, marca Audi, iba conducido por un joven, acompañado por otro chico y una chica, sentada en la parte trasera. «Venía a gran velocidad. Chocó contra el árbol y este hizo que se girara el turismo, como de película, por el aire. Quedó encajonado en el jardín», relatan los propietarios. Aunque eran las diez de la noche, la visibilidad era buena. «Se veía perfectamente pero perdieron el control», explican.

La brusquedad del choque hizo que el coche golpeara a la hija del matrimonio, que tuvo que acudir al Hospital Universitario San Agustín la mañana de ayer para una revisión. «La Guardia Civil le dijo que descansara y que fuera por la mañana porque tiene un bebé de tres meses y cuando quiso irse de aquí eran las dos de la madrugada», comentan los dueños. Los jóvenes salieron ilesos del accidente, igual que el conductor del turismo con el que había colisionado unos segundos antes, a la altura del restaurante Casa Ovidio.

Los propietarios de la vivienda se encontraban en el porche junto a sus familiares pero también estaban allí sus mascotas. Una de ellas, un perro, fue atropellado por el turismo, teniendo que ser trasladado de urgencia al veterinario, donde se recupera de las lesiones aunque «no descartan que tengan que operarle para que se recupere del todo», comenta Josefina.

El Audi provocó también varios daños en la zona. Además de la rotura de los setos que sirven de cierre a la finca, se llevó por delante una mesa auxiliar, varias macetas e incluso y par de árboles de pequeño tamaño. «Los daños son lo de menos.Si el coche entra un metro más allá nos hubiera llevado por delante a todos los que allí estábamos. Ahí se acababa nuestra familia», lamenta José Ramón.

Ambos destacan que no es la primera vez que tienen que asistir a problemas con los turismos que circulan por la carretera que une Los Campos con Trasona. «Van muy rápido, cualquier día pasa una desgracia de verdad. Deberían ponerse badenes para frenarles», recalcan.