«En la zona rural, si no exiges nunca consigues nada»

Manuel Tuero, Adela Álvarez, José Abel Pérez, Juan Luis Fernández y Manuel Teja. / A. G.-O.
Manuel Tuero, Adela Álvarez, José Abel Pérez, Juan Luis Fernández y Manuel Teja. / A. G.-O.

La Asociación de Vecinos San Justo y Pastor trabaja desde hace 25 años para lograr mejoras como el saneamiento o la conexión a internet

ALICIA GARCÍA-OVIES VILLAVICIOSA.

La Asociación de Vecinos San Justo y Pastor se creó, como muchas otras en Villaviciosa, con el único afán de mejorar la parroquia y trabajar por el bien vecinal. Era 1994 y por aquel entonces en la zona «los caminos estaban destrozados, prácticamente no teníamos puntos de luz y había problemas que era necesario solucionar». De eso han pasado ya 25 años -que acaban de celebrar- y la junta directiva sigue siendo prácticamente la misma, con algunas bajas e incorporaciones propias del paso del tiempo. No ha cambiado, por el contrario, su dedicación y compromiso por seguir sacando adelante las reivindicaciones que día a día les hacen llevar sus convecinos.

«Somos conscientes de que somos una parroquia privilegiada dentro del concejo, pero también es porque nos movemos. En la zona rural si no te molestas y no exiges no consigues nada. Además, por suerte, siempre contamos con el apoyo de los socios», explican.

La asociación nació ya con el apoyo de un centenar de vecinos y hoy rozan los trescientos. «Las asambleas son muy numerosas y cada vez que organizamos algo, están ahí. Es verdad que cuesta más que den un paso adelante a la hora de implicarse, por ejemplo, en la directiva, pero ese es un problema que se da en todo el concejo», reconocen.

La entidad logró en sus primeros años que se instalase el primer punto de luz en el barrio de Santiago con motivo de las obras del sumidero, que supusieron una inversión superior a los 200.000 euros. «Para nosotros fue una obra faraónica. Supuso un gran avance para la parroquia», reconocen. Dos años después, se colocaban los repetidores de televisión, que en los últimos meses se han convertido en un nuevo quebradero de cabeza. El propietario de la finca en la que están ubicados ha logrado, a través de la vía judicial, que tengan que ser retirados de su parcela, lo que obliga a buscarles un nuevo espacio en el que puedan dar el mismo servicio que actualmente.

Pero a pesar de los numerosos avances y mejoras que han conseguido en la parroquia, hay otros aspectos que siguen igual que hace 25 años. Es el caso del saneamiento, principal caballo de batalla de un gran número de parroquias de Villaviciosa. San Justo es una de las zonas que mejorará en este sentido gracias al proyecto que está elaborando la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, el cual se enmarcada en el Plan Hidrográfico 2015-2021. No obstante, los vecinos son conscientes de que será «un proceso lento. «Tardaremos años en verlo», asumen.

La conexión a internet tampoco ha llegado a este valle maliayo. «Estamos intentando buscar una solución, pero por el momento no hemos conseguido nada. Es un problema porque afecta no solo a los vecinos sino a muchas empresas de la zona que quieren crecer y no pueden», explica. El estado de los caminos sigue siendo una preocupación un cuarto de siglo después, «aunque se están haciendo mejoras».